| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Antonio Miguel Navarro, presidente del CRDO 'Vinos de Alicante'
Antonio Miguel Navarro, presidente del CRDO 'Vinos de Alicante'

A. Navarro: “Los lobbies de la energía pueden acabar con 5.000 ha de viñedos”

La proliferación en la instalación de placas solares en extensiones de terrenos donde habitualmente se planta uva para producir vino está acotando el espacio para esta actividad

| Pedro NUño de la Rosa La Picaeta

Antonio Miguel Navarro es el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los Vinos de Alicante. Bodeguero en Villena y de varias generaciones atrás, enólogo experimentado, lleva ya en la presidencia de la D.O. tres legislaturas alternativas intentando conseguir que los vinos de Alicante vuelvan a ser considerados entre los mejores de España, como ya ocurriera en el siglo XVIII cuando dominaban los mercados del centro y del norte europeos, y uno de ellos, el fondillón, era el predilecto de los reyes.

Ante la expansión de la pequeña y la mediana industria, y los nuevos cultivos, ha sido muy difícil plantar nuevos viñedos, y, si cabe todavía más conservar esas cepas viejas y únicas de las que se obtienen los mejores vinos (grado y color) alicantinos. Ahora una nueva amenaza se cierne sobre los viñedos del Vinalopó y de L'Alcoià: las placas solares por cuya instalación los agricultores ganan más que con cualquier tipo de sembrado o plantación.

– Hacía más de un año que este asunto de las placas solares parecía larvado, ¿qué ha pasado para que los viticultores se pongan en pie de guerra contra las Administraciones autonómicas y locales?

Pues que el asunto estaba silenciado entre la discreción de los agricultores y los ayuntamientos. Sin que nadie fuese consciente de la gravedad del asunto o de una visión más comarcal. Alguno pensaba, "bueno, es cuestión de un pequeño campo aquí", pero junto al suyo había 50 más. Y hasta que no hemos visto la gravedad del asunto, no hemos dado la voz de alerta.

– Supongo que antes de lanzar un manifiesto como este en defensa del viñedo alicantino habrán hablado con las Administraciones.

Si, hemos consultado a ayuntamientos primero, pero la división de muchos de ellos hace difícil obtener una posición única. Luego convocamos una reunión con la Conselleria de Urbanismo a la que invitamos al resto de denominaciones de origen y, rutas del vino de toda la Comunidad Valenciana, porque solo como Alicante no tenemos voz. Estuvieron los máximos responsables y nos hablaron de "comprensión y de herramientas de las que disponen"; pero también que la energía solar es "irrenunciable" o que "Alicante tiene más probabilidades para acoger estos proyectos". Estos dos elementos nos alertan más que tranquilizan pues de momento, no hemos visto ninguna medida contundente mientras que los fondos de inversión sí han realizado ya precontratos y los agricultores se plantean ya arranques, aunque los proyectos no estén aprobados.

– Según ustedes el Vinalopó (del Alto al Bajo) y L'Alcoià son las comarcas más afectadas por los "megacampos" de placas solares. ¿Hasta qué punto puede desaparecer en viñedo en esas comarcas?

De un cálculo rápido y sin conocer todos los proyectos, hablamos de unas 3000 o 5000 hectáreas. El agricultor está mayor en muchos casos y sin esperanzas de rentabilidad por lo que ve un camino bueno aquí. Pero como corporación que protege este patrimonio, estamos parar pedir una regulación adecuada del territorio. Por desgracia no podemos intervenir en mejorar el precio de las uvas o los vinos, pero sin viñedo no somos nada. Y Alicante pierde su autenticidad total.

Alicante todavía tiene suelo fértil que hay que proteger frente a la desertización o el urbanismo

– Un agricultor es muy libre de poner sobre su suelo viñedo, frutal o placas solares. Contra eso poco pueden hacer ustedes.

Trabajamos por mejorar la comercialización de los vinos en el local, en la hostelería, en las tiendas; por concienciar a las administraciones y porque la sociedad perciba el salto de calidad o la personalidad diferenciada que tienen nuestros vinos. Solo a largo plazo este trabajo puede ayudar a mejorar los precios. Pero la situación en estas circunstancias es más grave e el caso del viñedo, pues al estar regulado su cultivo en Europa, si se arranca no podrá plantarse más, perdiendo Alicante sus derechos históricos.

– ¿Tienen algún cálculo apriorístico de cuantas cepas se han arrancado para instalar las nuevas placas solares?

Todavía no se han arrancado, pero en Monóvar casi 100 hectáreas han pedido ya arranques. La extrapolación a localidades más grandes como Villena, donde hay muchos más proyectos, puede ser grande. Y, sobre todo: ahora son las placas, pero pronto es otro proyecto, otra vía de comunicación, otra infraestructura clave que se proyecta; por eso si no intentamos proteger entre todos ahora el viñedo, en este momento clave, en donde nadie en 70 años se ha preocupado por él, todo cambiará en pocos años.

Viñedos del Vinalopó

– La instalación de las placas solares a gran escala está en manos de grandes lobbies, fondos de inversión y potentes empresas eléctricas, ¿podría citar algunas?

No conozco toda la dimensión de promotores como Cobra. Se habla de fondos de inversión extranjeros, de empresas de Florentino Fernández, o con capital de Juan Roig, tienen una asociación bajo el nombre de "energías renovables... lo que está claro es que, por las grandes inversiones a realizar tienen que tener influencia política y saber manejarse en este laberinto de energías y ayudas. Y mientras, la factura de la luz sube y nadie hace nada... es mosqueante esta anarquía, ¿no?

– ¿Por qué no se instalan las placas en terrenos yermos y baldíos o monte bajo infructuoso para la agricultura?

Pues porque no hay grandes extensiones de terrenos yermos o porque son más caros. Este es uno de los hecho que defendemos: Alicante todavía tiene suelo fértil que hay que proteger frente a la desertización o el urbanismo. En Naciones Unidas es uno de los retos a defender: falta suelo fértil en el mundo y es una prioridad mantenerlo. Pero aquí, por fomentar energía consumista, se prescinde de uno de nuestros mayores patrimonios. O si lo tenemos que forzar, lo buscamos en el Vinalopó... total "como ya está degradado..." así piensan algunos.

– Advierten ustedes que podrían desaparecer varietales muy históricas y originariamente nuestras, ¿cuáles?

Por supuesto la monastrell es un patrimonio único el mundo. Su origen está aquí y su reservorio. Ahora trabajamos en una selección de clones. Es una variedad muy y mal conocida. Solo por ello, el viñedo es un bien cultural. Pero además está la meseguera, el forcallat, la moscatel de Alejandría, garnacha, y otras variedades que tratamos de sacar a flote.

Los megacampos destruyen todo esto, nos convierten en un escenario de ciencia ficción vacío

– La otra parte argüirá que es necesario buscar energías limpias como los paneles solares, y aquí se presenta el dilema de si el sol es para la viña o para obtener energía distributiva.

El sol hizo famoso a Alicante en toda su historia y le dio prestigio. Primero fue el vino por el que Alicante es conocida desde la edad media; luego fue el turismo, y sigue siéndolo. Y puede seguir siéndolo con productos singulares y atrayendo a un turismo más rico: o haciendo a sus vecinos vivir en un entorno agradable. Los megacampos destruyen todo esto, nos convierten en un escenario de ciencia ficción vacío.

Los mejores fondillones del mundo

– Otro tema peliagudo por vital para los cultivos, es el agua, ¿qué ha sido de las fuertes inversiones y el ningún funcionamiento del trasvase Júcar-Vinalopó?

Pues es el claro ejemplo de otra gestión nefasta del territorio y por eso nuestro miedo estos momentos. Y además con otro punto clave, la energía. El agua y el sol son de todos y no puede nacionalizarse ni privatizarse por Comunidades Autónomas, por empresas, por intereses y desmembrar el territorio. Es una vergüenza lo que está pasando con el agua y lo que puede pasar con nuestra viña.

– ¿Si nos salvamos del pedrisco, es posible que obtengamos otra cosecha este año entre Muy Buena y Excelente?

La primavera está siendo lluviosa, aún es pronto. Hay que esperar al comportamiento del verano, clave para la maduración de la uva y las oscilaciones térmicas de septiembre. Lo curioso es que la calidad de añadas está siendo muy buena en los últimos años y el reconocimiento a la zona igual.

– ¿Cuántos hectolitros de vino alicantino van a parar a coupages para mejorar el grado y color de otras Denominaciones de Origen?

Nosotros solo registramos lo que se hace con DOP Alicante, lo que se queda aquí y se embotella aquí. E incluso lo que se vende aquí. Somos el producto de cercanía más importante. El más sostenible. Ahora falta que el viñedo lo sea para bien de todos.