28 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Un funcionario acude a TVE con una camiseta contra el Rey y Jordi Hurtado se ríe

La Plataforma TVE libre ha estallado en Twitter denunciando la vergonzosa camiseta que ha llevado un concursante al programa de la televisión pública que además es funcionario.

| L. S. Medios

Jordi Hurtado se ha hecho viral en las últimas horas por dos razones, primero por su cumpleaños y después por la presencia en Saber y Ganar de un concursante, llamado Jaime Lucas, ingeniero informático del Ministerio de Industria que llegaba al programa con una camiseta contra el Rey.

El asunto ha sido denunciado por la Plataforma TVE libre a través de su perfil de Twitter donde decía:  "Programa grabado en Cataluña. En plena ofensiva de los indultos 'Saber y Ganar' de la 2 permite a un concursante funcionario de Industria exhibir una camiseta amenazante contra la Corona. Exigimos que RTVE y RTVE Cataluña tomen medidas ya".

 

El atuendo del concursante no ha pasado desapercibido en redes sociales, donde ha sido criticado duramente que haya acudido así a un programa de la televisión pública y que trabaje además como funcionario en el Ministerio de Industria. 

La vestimenta que llevaba y ha generado tanta crispación era una camiseta negra en la que unos peones de un tablero de ajedrez acorralan a las piezas que corresponden al Rey y a la Reina. Los peones portaban objetos objetos de defensa como una guadaña.

El el vídeo compartido en el tuit se ve como el cámara enfoca un primer plano de la bochornosa camiseta mientras hablan concursante y presentador hablaban de financiación de proyectos con fondos públicos. 

La emisión del programa ha coincidido con la visita del Rey a Cataluña y la foto con el presidente de la Generalitat Pere Aragonés ha supuesto un paso más en la lucha fratricida en el seno independentista. El gesto de ERC, arrastrado por los empresarios, ha sido bien recibido por el Gobierno, pero el secesionismo más radical ya considera una traición a la causa que los republicanos moderen el tono.