× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Risto Mejide presentando "Todo es mentira" en Cuatro

Risto Mejide avisa a la Policía tras descubrir unos "informes falsos"

El presentador de "Todo es mentira" ha estallado tras conocer una serie de irregularidades que pondrían en peligro a muchos. Tanto es así que está dispuesto a acabar con este asunto.

| Clara Ballesteros Medios

Risto Mejide ha comenzado este miércoles Todo es mentira con un mensaje claro: "Este programa va a tener consecuencias legales". El magacín de Cuatro ha descubierto un negocio nada ético que lleva a cabo una clínica médica privada en Coslada, la cual se está dedicando a vender certificados falsos que permiten que las personas que se hacen con ellos puedan ir sin mascarilla por la calle.

Es por ello que, dispuestos a "desmontar el chiringuito", Risto ha asegurado que el programa ha "avisado a la Policía". Para mostrar a la audiencia lo que dicho centro está realizando, Todo es mentira ha mandado a tres reporteros a la clínica para que intentaran conseguir dichos certificados. Una labor de investigación tras la cual éstos consiguieron los informes falsos sin tener que someterse a ninguna prueba médica.

Risto Mejide presentando

Unos informes que Risto Mejide ha querido mostrar a cámara este miércoles y en los que se indica que los reporteros "presentan insuficiencia respiratoria con asma bronquial y enfisema pulmonar que les impide el uso de la mascarilla". Por su parte, dichos compañeros del espacio de Mediaset han asegurado que está completamente sanos.

"Estamos hablando de una persona que le ha dicho a tres personas que con este papel, que me da igual si es un certificado, un informe, o una carta a los Reyes Magos, usted está exento de llevas mascarilla. Esto es muy grave", ha dicho visiblemente cabreado Risto. Unos informes que se pueden conseguir por 40 euros. Asimismo, el médico proporcionó a los reporteros una receta falsa de ventolín por si les paraba la Policía por la calle.