| 18 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Abraham Mateo, con el falso Michael Jackson
Abraham Mateo, con el falso Michael Jackson

Abraham Mateo se traga una inocentada mítica en TVE: "Michael Jackson vive"

La gala "Inocente, inocente" de TVE consigue engañar al célebre artista para adolescentes con una broma increíble que se creyó por completo.

| Y.L. Medios

Quien no lo vea con sus propios ojos, difícilmente se lo creerá. Pero ocurrió de verdad y las imágenes lo atestiguan, si acaso las carcajadas no lo impiden: el cantante Abraham Mateo fue una de las "víctimas" de la gala "Inocente inocente" de TVE, que cada año se sirve de celebridades de todo tipo para alegrar a la audiencia, con una buena causa solidaria, coincidiendo con el 28 de diciembre.

Pero la broma de la que fue objeto el cantante superó probablemente a todos para convertirse, tal vez, en la más divertida, increíble y sin embargo exitosa de todos los tiempos: nada menos que le hicieron creer que Michael Jackson no estaba muerto y que seguía con vida, tras haberse ocultado durante seis años para solucionar determinados personales.

 

La escena prosiguió con el propio Rey del Pop personándose en el plató donde Mateo ensayaba en esos momentos, para impacto del artista, conmocionado por la presencia del artista, vestido con su tradicional traje negro, su legendario sombrero y, eso sí, una mascarilla para protegerse del coronavirus.

 

 

Viendo la ingenuidad de Abraham, los responsables de la broma fueron más lejos y le hicieron pedir al falso Jackson que solicitara al artista que bailara con él, una especie de prueba para el dueto que le aseguraron que podría grabar con el autor de himnos como Beat it, Thriller y tantos otros.

Algo que Mateo hizo, poniéndose a bailar delante de la resucitada estrella al ritmo de una de sus canciones, mientras "Jackson" irrumpía en la pista de baile para enseñarle con una de sus clases magistrales. La broma duró trece apoteósicos minutos, hasta que le revelaron que era objeto de una inocentada... que la "víctima" se tomó con humor.