| 15 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Moncho Borrajo
Moncho Borrajo

Moncho Borrajo explica la terrible razón de su retirada de los escenarios

Moncho Borrajo anuncia nueva gira a pesar de anunciar su retirada hace años, desvelando al fin, la dura causa de ese parón casi definitivo.

| L. F. Medios

El veterano humorista Moncho Borrajo ha concedido una entrevista a La Voz de Galicia, donde ha desvelado la terrible causa de su retirada de los escenarios. Hace años, Borrajo anunció que se cerraba el telón para él, lo cual a día de hoy considera su gran mentira y es que se bajó momentáneamente para cuidar de su padre hasta que falleció con 91 años. 

Cuidar de su padre, fue para Moncho Borrajo el punto y seguido en su carrera, anunció su última gira pero en realidad no lo era. Ahora años después vuelve a los escenarios con Nada, donde lanza a los leones en más de una ocasión al Gobierno de Pedro Sánchez. 

 

"Ya no podemos hablar de nada. El mío es un espectáculo basado en hablar de todo lo que nos prohíben. Si cuentas chistes de mujeres, eres machista. Si los cuentas de homosexuales, eres homófobo, los negros no son negros, son de color distinto. Ya no sabes de qué coño hablar. Hay un momento en que hablo de la mierda, que es lo único que hacemos todos", comenta el humorista al ser preguntado por lo que la pandemia ha provocado en el mundo del espectáculo. 

A Moncho Borrajo los insultos no le afectan. "Últimamente lo de facha parece una medalla. Si opinas en contra de este Gobierno, ya eres fascista. Al principio me ofendí muchísimo, pero ya no." "Desde que tengo uso de razón, no me he agachado nunca, solamente para rezar. Pero últimamente ya no se lleva ni esto", continúa el humorista gallego. 

"Siendo mi padre sastre, nunca he cambiado de chaqueta. Miro a la cara cuando hablo y guardo silencio para no mentir", dice en alusión a qué se encuentra cada vez que se mira al espejo, y es que Borrajo no busca ni seguidores ni devotos. Lo primero le "huele a mafia", lo segundo no le pega por que: "No soy san Ramón Borrajo".