23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Xabier Fortes

Xabier Fortes, 'pescado' por otro de los programas legendarios de TVE

El presentador de 'La noche en 24 horas' sorprendió a los telespectadores de la cadena pública mostrándose en plena faena disfrutando de unas sus aficiones menos conocidas.

| C.N. Medios

Tras ser descabalgado de Los desayunos de TVE, Xabier Fortes se vio obligado a iniciar la temporada televisiva 2020-2021 de TVE en otros menesteres. Fue 'deportado' al canal 24 Horas de TVE, donde presenta La noche en 24 horas.

Y lo cierto es que, al igual que en Los Desayunos de TVE, la fortuna no está sonriendo en términos de audiencia al gallego, que está cosechando datos de lo más discretos. En cualquier caso muy lejos de los conseguidos por Víctor Arribas, que fue despedido en el verano de 2018 por la dirección de RTVE nombrada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, pese al éxito de audiencia y el escrupuloso reparto de tiempos y voces entre las distintas fuerzas políticas.

Esta semana, el periodista ha mostrado una faceta muy distinta a la que todos conocen. No lo ha hecho en su propio programa, sino en otro de la cadena pública. Nada más y nada menos que en 'Jara y sedal", el mítico programa de caza y pesca de La 2.

Resulta que Fortes es un apasionado de la pesca al tiento y en el episodio 'Historias de un río', donde el presentador de La noche en 24 ha hecho una ruta por algunos de los ríos gallegos en busca de truchas.

 

"Me encanta pescarlas y me gusta casi más devolverlas sin que hayan sufrido nada. Es el hábitat natural de las truchas: el río".

Además de ilustrar a los telespectadores sobre una de sus pasiones, el periodista también ha contado algunos detalles sobre su biografía. Al final del programa, desde uno de los lugares donde se grabó el espacio, afirma: "Aquí empecé a pescar y saqué las primeras truchas, con una caña de bambú (...) Mi padre me decía que nunca olvidaría la primera picada y, desde luego, las dos primeras truchas que saqué aquí, en un verano cuando tenía nueve años, no lo olvidaré en la vida".