| 19 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La "chulería" de Colau con sus propios vecinos le explota en la cara a Iglesias

Cómo ha cambiado el cuento. La cara del líder de Podemos es un poema y no es para menos teniendo en cuenta lo que dice la alcaldesa de Barcelona cuando nadie la ve a sus ciudadanos.

| ESdiario Medios

Aprovechando que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador general de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, visitaron ayer a las familias que residen en un bloque de viviendas de Sant Joan D’Espi, municipio próximo a Barcelona, Jaime González recuerda en su columna de ABC una serie de datos reales sobre la alcaldesa Ada Colau que sus votantes parecen haber olvidado.

Y es que "cuando Ada Colau asumió la vara de mando en Barcelona, en junio de 2015, prometió construir 4.000 viviendas sociales. Faltan 14 meses para acabar su mandato y se han construido 180, el 4,5% del total. Se ha comprometido a que en mayo de 2019 estén acabadas cerca de 800, lo que dejaría el balance de su cumplimiento en un 20%. Eso, en el mejor de los casos, y aceptando como vivienda los habitáculos provisionales de hasta 60 metros cuadrados que el consistorio levantará como solución temporal para personas en riesgo de exclusión". 

A saber, "91 pisos prefabricados, muchos sin cédula de habitabilidad por no cumplir el requisito de disponer de 36 metros útiles. Son una especie de contenedores desmontables que si los hubiera construido Ana Botella en su época de alcaldesa de Madrid habría sido denunciada por Podemos ante la Convención de Derechos Humanos de Ginebra", matiza González con no poca ironía.

No sólo eso, sino que "cuando Ada Colau asumió la vara de mando en Barcelona prometió frenar la escalada del precio de los pisos de alquiler, pero desde que es alcaldesa han crecido un 30%, situación que le ha llevado a reclamar un gran "pacto de ciudad" para proteger a los inquilinos contra la especulación y los desahucios por impago. Un mensaje muy distinto al que lanzaba cuando era activista social e iba vestida de superheroína con capa y mallas".

Cuando ahora los vecinos le recuerdan sus promesas, Colau presume de chulería: "Me llamo Ada, sin hache, nadie puede hacer magia". Aunque antes llamaba criminales a quienes decían lo que ahora dice ella, cuando la paran por la calle insiste en que la cosa está muy mal y que no hay varitas milagrosas.

Será por eso que en su visita a Sant Joan D'Espi, Pablo Iglesias ha planteado un frente común con el PSOE para frenar la especulación inmobiliaria. Recuerda González que "se da la curiosa circunstancia de que en Sant Joan D’Espi gobiernan los socialistas desde hace más de 30 años, pero la culpa de la especulación inmobiliaria la tiene el PP, que en 2015 obtuvo un concejal y 927 votos de un total de 14.892". 

En resumen y "por la cara que muestran en la fotografía Iglesias y Domènech tengo la impresión de que saben que no cuela. Ya solo les queda utilizar el extintor y el pulsador de alarma".