| 04 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Un reportero de Espejo Público se juega la vida en directo con un okupa armado

El matinal que presenta Susanna Griso ha estado en un pueblo de Málaga con la intención de cubrir un desalojo sin pensar que la cobertura podía convertirse en algo peligrosa para el equipo.

| Sandra Miras Medios

Susanna Griso ha vuelto al trabajo, ocupando su puesto como presentadora en Espejo Público. El matinal de Antena 3, que analiza la actualidad, se ha hecho eco de las quejas y denuncias de varias personas sobre la ocupación de un hotel ubicado en Álora, un pueblo de Málaga. Es por ello que un equipo de este formato se dirigía hasta el lugar para informar a la audiencia de lo que estaba ocurriendo allí. 

Aunque la bienvenida ha sido un poco "peligrosa". El dueño del hotel ha recibido al equipo del programa y a la empresa contratada para el desalojo con una dura amenaza: "Mira que hemos contado cosas de okupismo y okupación, pero este ya es que directamente ha montado un hotel", comenzaba Susanna Griso. 

 

"No, hacha no, tengo kalashnikov"

La presentadora de Espejo Público introducía un "sorprendente" tema: un okupa había montado un hotel y estaba estafando a turistas. La encargada de conectar con Toñi Portillo, la reportera del matinal que se encontraba en Álora, fue Lorena García, quien se había encargado de la conducción del formato hasta la llegada de Griso. La periodista estaba a las puertas del hotel que iba a ser desokupado por una empresa contratada por la "verdadera dueña". Esta se había enterado de la okupación por un cliente, el cual había sido amenazado con un hacha en presencia de sus hijas. 

La reportara, después de recibir paso, empezó a entrevistar a un miembro de la empresa de desokupación, que relataba cómo había realizado una reserva para comprobar que todo lo que se denunciaba era cierto. Hasta ahí, todo con normalidad, hasta la llegada del "dueño okupa" del hotel, quien interrumpió la charla que mantenían periodista y trabajador: "Tienes que irte", espetó el okupa de muy malos modos. 

 

 

Alberto, el empleado de la empresa de desokupación, no se cortó y le paró los pies al hombre delante de las cámaras de Espejo Público: "Aquí las indicaciones no las vas a llevar tú", le aseguró, mientras el "dueño" se marchaba de nuevo hacia el interior. "¿Qué vas?... ¿Por un hacha?", le preguntó Alberto, en alusión a la denuncia del turista que había sido víctima. Esta pregunta detuvo al okupa, haciendo que se diese la vuelta y mirase al trabajador fijamente, para amenazarlo muy duramente: "No, hacha no, tengo kalashnikov y te corta así", le advirtió haciendo el gesto con la mano y sin importarle que estuviera en pleno directo.

Esta amenaza dejó a todo el plató de Espejo Público helado y a la propia Susanna Griso, a quien se la escuchó repetir incrédula el nombre del arma que poseía el okupa. A pesar de la contundente amenaza, la empresa del desalojo se mantuvo firme en su posición ante las cámaras del matinal de Antena 3 y mantuvo un tenso enfrentamiento con el okupa acerca de la propiedad del negocio y de la documentación de este.