15 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Fernando Ónega

Fernando Ónega carga contra el Gobierno de Sánchez y sus intenciones

El periodista ha intervenido este jueves en Onda Cero y ha dejado clara su postura tras uno de los últimos anuncios del jefe de Ejecutivo respecto a la pandemia del coronavirus.

| Clara Ballesteros Medios

Fernando Ónega ha dado su opinión este jueves en Más de uno acerca de la intención del Gobierno de Pedro Sánchez de no prorrogar el estado de alarma, ya que el Ejecutivo considera que las autonomías disponen de recursos legales suficientes. "El objetivo del Gobierno es que, una vez vencido el plazo del 9 de mato, no sea necesario prorrogar el estado de alarma", confirmó este martes el presidente del Gobierno.

Unas palabras a las que ha contestado el periodista en Onda Cero. "Si las autonomías disponen de recursos legales para imponer confinamientos o toques de queda, se podía levantar ya el estado de alarma", ha comenzado diciendo. No obstante, ha añadido que "no hizo falta decretar un estado de alarma, y mucho menos de tan larga duración".

Asimismo, Ónega ha comentado que un gobierno regional "no puede adoptar ninguna decisión que afecte, y mucho menos limite, derecho fundamentales como la libertad de movimiento". Es por ello que cree que si ahora Sánchez dice que sí que hay procedimientos legales para hacerlo, "o se nos mintió entonces o se nos miente ahora".

Una cuestión que ha hecho que Ónega plantee varias dudas: "¿Qué limitación de la movilidad puede decretar un gobierno regional, si se expone a que lo denuncia cualquier vecino que quiera incordiar? ¿Habrá que pasar cada decisión por los juzgados, para que sean los jueces quienes decidan cómo se gobierna según su leal (o desleal) saber y entender?".

El periodista parece que lo tiene claro, ya que considera que el Gobierno se ha cansado de gobernar la pandemia y que por ello echa el muerto a las autonomías. Algo que, a su entender, no es otra cosa que "una dejación de funciones como una catedral".