| 25 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El pasado independentista de su nueva Belén Esteban pone a tiritar a Telecinco

La cadena de Mediaset ya tiene nueva y rutilante estrella en el firmamento de los audímetros. Ha encontrado a la sustituta perfecta de Belén Esteban, pero todo en la vida tiene algún "pero".

| ESdiario Medios

Desde que sus aventuras sexuales y adúlteras con el colaborador de Sálvame Gustavo González salieron a la luz, la polifacética María Lapiedra se ha convertido en la nueva gallina de los huevos de oro de Telecinco.

Después de muchos años rondando las mieles de la fama y la omnipresencia mediática, ha sido su affaire con González el que ha disparado a la exactriz porno (entre otras muchas cosas) al Olimpo de los dioses de la audiencia de Mediaset.

Ahora todo lo que toca se convierte en oro de audiencias como en su día le sucediera a Belén Esteban y Telecinco que sabe como manejar un diamante en bruto de los audímetros como nadie lo está aprovechando de lo lindo.

Así, las aventuras y desventuras de María Lapiedra, su exmarido, Gustavo González y su exmujer llevan semanas llenando horas y horas de programación. 

No importa lo escabrosos que puedan llegar a ser los detalles, lo íntimos o lo subidos de tono... sólo hay algo que preocupa a Paolo Vasile en el currículum de María Lapiedra y no tiene nada que ver con su pasado porno, sino más bien con su pasado político.

Según informa El Mundo, desde arriba se ha dado orden de no dar espacio ninguno a la ideología independentista de Lapiedra y a sus no pocas imágenes, escenas y grabaciones con la estelada para arriba y para abajo en un momento en el que María buscaba copar titulares y minutos de gloria en televisión fuera como fuese. 

Ella nunca ocultó su postura a favor de la independencia de Cataluña e incluso se desnudó en varias ocasiones a favor de la causa. Cabe recordar que llegó a sumarse a las listas de Joan Laporta (con el que mantuvo una sonada relación) en el partido Solidaritat Catalana per la Independència, del que fue expulsada, eso sí, poco después.