| 03 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miguel Lago
Miguel Lago

El zasca de Miguel Lago a Risto tras el fichaje de Pilar Rahola para su programa

El colaborador de "Todo es mentira" no se mordió la lengua a la hora de decirle al presentador lo que opinaba de que la periodista fuera a ser compañera suya de plató.

| Clara Ballesteros Medios

Antes de que Todo es mentira llegar a su fin este martes, Risto Mejide anunció algo en el programa que no estaba previsto. "Me va a matar mi director", dijo el presentador de Cuatro. "¿Por qué?", le preguntó Marta Flich. "Ya la vas a liar", añadió. "Porque no lo puedo decir en teoría", explicó Risto.

Sin embargo, Flich le animó a que lo dijera. "Lo voy a decir", dijo el presentador. "Pues ya la has liado", se escuchó decir a Antonio Castelo. Risto explicó que lo que estaba a punto de contar era algo que tenía muchas ganas de decir el día que sucediera, pero que como Todo es mentira era un programa en el que nunca se sabía lo que iba a pasar en directo quería compartir con todos la noticia.

Risto Mejide

"Os voy a anunciar que tenemos nueva tertuliana en nuestro programa, analista, que va a estar aquí las semanas que pueda, y es nada más y nada menos que Pilar Rahola", soltó Risto. Mientras que Marta Flich aplaudió lo que acababa de anunciar el presentador, Miguel Lago no se mordió la lengua y soltó un zasca.

"¿Me quitas a un español de bien y me traes a una conspiradora contra la Constitución?", dijo el colaborador, haciendo referencia al momento que había tenido lugar durante el programa de este martes cuando Marcos de Quinto abandonó el plato de Todo es mentira en directo y no volvió.

"No solo somos independientes, sino que además no tenemos criterio. Vamos de Marcos de Quinto a Pilar Rahola y aquí no ha pasado nada", comentó Risto. Y es que el exdiputado de Ciudadanos había abandonado el plató tras un rifirrafe con el presentador cuando éste le había pedido que respetara los turnos de palabra.

Una entrega que atrapó a los espectadores de Cuatro, quienes hicieron que el programa obtuviera un buen 7,1% de cuota de pantalla y 754.000 seguidores.