| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Raúl Cimas destapa el truco infalible que usó para "entrar en la Policía"

El actor ha estado en una de las entregas de "Ilustres ignorantes" en la que ha confesado dónde y cómo aprendió una técnica única para "arrancarle" a las personas la verdad.se

| Sandra Miras Medios

Ilustres ignorantes de Movistar Plus ha estrenado este septiembre su decimosexta temporada. El programa que presenta Javier Coronas sigue encontrando respuestas a todas esas preguntas ridículas que nos planteamos en nuestra vida diaria. En una de sus últimas entregas, con la policía como tema central, este formato ha dejado una gran anécdota, y divertida, para el recuerdo, protagonizado por Raúl Cimas, uno de sus invitados. 

El actor quiso compartir con la mesa una entretenida anécdota que podría haberle abierto las puertas a una nueva profesión: la detective. Con una especial "imitación" de su cuñada y el gesto que utiliza para descubrir la verdad sobre su marido, Cimas se metió en el bolsillo a sus compañeros de tertulia. "El balansé" de la Chelo podría convertirse en la nueva técnica de interrogación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 

 

"Es el asco que me da"

Raúl Cima introducía esta anécdota como una dedicatoria "a la persona que más ha hecho porque yo esté en la Policía. Mi cuñada Chelo", iniciaba. El actor aseguraba que ella era quien le había enseñado a hacer "el  balansé", una técnica para "sacar la verdad" de las personas. "Mi cuñado me decía, no le digas a mi mujer que hemos estado tomando una caña", comentaba. "Venimos de jugar al pádel", decía el cuñado al llegar a casa. "¿De jugar al pádel?, y ahí hacía el balansé u ¿os habéis tomado una caña?, imitaba Cimas a su cuñada haciendo a la vez el gesto. 

 

 

 

Y el cuñado terminaba confesando que habían estado tomando una caña ante la incredulidad de Raúl Cimas. "No sé que pasa, es el asco que me da o lo que sea, cuando me hace el balansé tengo que decir la verdad", respondía la víctima de Chelo. Pero, para más inri, el propio actor sufrió en sus carnes esa técnica, por lo que decidió estudiarla. "La estudié y me fui a comisaría de policía para que me metieran a mi a hacer el balansé", comienza a narrar su hazaña. 

"Llegué y me dijeron: ¿qué quiere? Y respondí: ¿Qué quiero yo...o la policía a lo mejor quiere un buen detective?", cuenta haciendo el gesto. En ese momento, los presentes en el formato de Movistar Plus no pudieron evitar estallar en carcajadas. Raúl Cimas cerró el asunto asegurando que no pudo permanecer mucho tiempo porque desde Asuntos Internos le dijeron que "ese asco no se podía hacer, es inhumano".