| 14 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Gabilondo, hace unos meses
Gabilondo, hace unos meses

Gabilondo revela al fin por qué dejó de presentar el "Hoy por Hoy" en la Ser

Quince años después de abandonar en la cumbre, Iñaki Gabilondo acude a la gran rival de la Ser para explicar por qué se marchó en la cúspide e involuntariamente.

| ESdiario Medios

Un ya lejano 2005, Iñaki Gabilondo silenció para siempre su micrófono en la Cadena Ser, pese a que el emblemático "Hoy por Hoy" dominaba claramente en las audiencias y comenzaba un ciclo político, el de Zapatero, no precisamente invasivo para los intereses del Grupo Prisa.

Dejó esa herencia a su sucesor, Carlos Francino, importado desde Cataluña sin un gran nombre fuera de su tierra: un movimiento extraño, que muchos no comprendieron, agravado por la identidad del sustituto y la marginación de otros nombres de la casa que, como Miguel Ángel Oliver o Pedro Blanco, habían ejercido durante años de segunda voz del programa estrella de la casa.

¿Qué pasó exactamente? Nunca se supieron del todo las razones hasta ahora. Y las ha desvelado el propio Gabilondo, en una entrevista en la gran rival, la Cadena Cope, marcada ahora por otra voz tan dominante e histórica como la de Carlos Herrera.

 

Lo hizo en El Partidazo, el programa deportivo que abre huecos de cuando en cuando a otros contenidos, en una charla con otro nombre procedente de la Ser, Juan Antonio Alcalá.

La causa

Y lo soltó como si no tuviera importancia: "Soy un hombre de equipo y de empresa... y mi empresa me lo pidió. Yo no quería que mi salida de allí fuera una caja de pino camino del tanatorio".

Así de simple: Prisa quería un relevo, pese a que 14 años después de aquel día nadie discute que Gabilondo podría seguir al frente y que sus recambios no han terminado de asentarse, y la estrella de la emisora no lo discutió. Cogió sus bártulos y se marchó sin levantar la voz que tanta fama le había dado.