| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Una clara finalista de "Masterchef 10" se queda a las puertas de la final

El talent de La Uno ha escogido en su gala 11 a los semifinalistas que competirán por una plaza en la gran final el próximo lunes, expulsando a la que había sido “la alegría de la huerta".

| Sandra Miras Medios

Masterchef10 celebró anoche la undécima gala, en la cual se eligieron a los semifinalistas de este talent de La Uno. En total, cinco concursantes -de los seis que participaron anoche- se han abierto la puerta para estar en la final del próximo lunes. Así, María Lo, David, Adrián, Verónica y Patricia se han convertido en los cinco finalistas de esta edición. Pero, ¿qué pasó con Claudia, la sexta participante y una de las claras finalistas? 

Para conseguir ese pase a la semifinal, los aspirantes tuvieron que enfrentarse a las habituales subastas, así como a realizar la prueba en exteriores donde cocinaron un menú con mucho ritmo pero sólo un capitán. Una prueba en la que se agobiaron, llegando, incluso, a verse sobrepasados. Y sólo uno de ellos se quedó a las puertas: Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera, jueces de Masterchef, decidieron expulsar a Claudia por un plato con "muy pocos defectos".

 

 

 

Esta gala comenzó buscando la valentía de los concursantes, ya que el primer reto de la noche era, ni más ni menos, que una de las pruebas míticas del programa: la subasta. Los aspirantes encontraron bajo unas campanas una serie de alimentos a pujar con tiempo de cocinado. Más fácil: en función de lo que pujaron por un alimento han ido perdiendo tiempo de cocinado.

Todos ellos empezaron, por tanto, con 90 minutos y los ingredientes por los que pujaron fueron manitas de cordero que se llevó Adrián quedándose con 60 minutos; patas de conejo que consiguió David por 50 minutos; patitas de gallina que se quedó Claudia por 40 minutos; manitas de cerdo para Verónica por 50 minutos; patas de cangrejo real que se quedó María Lo por 55 minutos; y ancas de rana para Patricia por 65 minutos.

De este primer reto salió victorioso Adrián. "La salsa está rica; las manitas, también. El problema es que no hay coherencia entre los dos ingredientes. Está rico, pero mal terminado», le reprochó Jordi Cruz sobre el plato. Pese a los errores, fue el mejor valorado.

 

"Todo ha sido un caos"

EssE 

Este primer reto daba paso a la prueba de exteriores. Los participantes fueron divididos en dos equipos y tuvieron que cocinar dos menús, teniendo como telón de fondo e inspiración temas conocidos del panorama musical internacional como Bohemian Rhapsody de Queen.  El equipo azul estaba formado por Verónica, María Lo y Patricia, mientras que David y Claudia componían el rojo. Adrián, al ser el mejor valorado en la prueba de la subasta, tuvo función de doble capitán. 

Tras los intensos momentos vividos en esta prueba, el equipo rojo salió perdedor, lo que le otorgó el pase directo a la prueba de expulsión. Y, todo ello, por culpa de la capitanía: "Todo ha sido un caos. La clave de lo que ha ocurrido en la cocina roja es que el capitán no supo dar las órdenes, pero ninguno de vosotros dos tampoco fue capaz de coger las riendas del cocinado», sentenció Jordi.

Además de los dos componentes del equipo, Adrián como capitán también fue directo a la prueba de expulsión: "Este reto te ha venido gigante. Te has esforzado, pero también has sufrido", le criticó Pepe Rodríguez. Mientras, Verónica, María Lo y Patricia se han clasificado como las primeras semifinalistas de MasterChef 10. 

 

 

 

Los otros tres aspirantes se tuvieron que enfrentar a la prueba de eliminación y competir por el pase a la semifinal. Para esta parte del talen, los concursantes tuvieron que utilizar la técnica del Food Pairing, que no es otra que reinventar recetas con nuevos toques. Para ello, contaron una lista de los aromas de cada ingrediente y tenían que buscar los mismos aromas en otros productos para combinarlos. 

 

El jurado, tras realizar la cata, decidía salvar a Adrián y convertirlo así en semifinalista. El que fuese ganador de la primera prueba presentó un plato "bien resuelto". Por otro lado, David, quien se convertía en el segundo salvado de esta prueba y, por tanto, en semifinalista, presentó un plato con fallos, pero con los sabores "equilibrados". Con estos dos ganadores, Claudia se convertía en la expulsada de la noche. 

 

 

 

Los motivos que le dieron a quien se consideraba una clara finalista fue que había fracasado en su elaboración al no acertar con las proporciones de los ingredientes. Claudia tenía que resaltar el aguacate, pero la elevada cantidad de sobrada en el plato hizo que el aguacate pasase desapercibido. "Había que darle prioridad al aguacate, pero hay un kilo de sobrasada", le espetó Jordi Cruz, convirtiéndose así en la última eliminada de MasterChef 10.

Claudia, entre lágrimas y tras conocer su expulsión, corrió a abrazar a Pepe Rodríguez, quien le agradeció su entrega y convertirse "en la alegría de la huerta".