| 25 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carolina Marín y David Broncano
Carolina Marín y David Broncano

La deportista Carolina Marín deja a Broncano "tocado y hundido" ante el público

La jugadora de bádminton se batió en duelo con el presentador de "La Resistencia" y dejó a todos impresionados con su táctica.

| Clara Ballesteros Medios

La campeona olímpica Carolina Marín visitó, una vez más, La Resistencia, aunque en unas circunstancias muy diferentes a la vez anterior. La jugadora de bádminton se encuentra en pleno proceso de recuperación de la operación a la que tuvo que someterse tras haberse roto los dos meniscos y el ligamento cruzado de la rodilla izquierda. Un imprevisto que hará que se pierda los Juegos Olímpicos de Tokio, los cuales arrancarán este próximo 23 de julio.

La deportista llevó al plató del programa de Movistar con muletas y explicó que había tenido que pasar por quirófano hace unas semanas. Sin embargo, esto no impidió que David Broncano le hiciera una propuesta. "Al final del programa podríamos hacer un partidillo, aunque sea tú sentada. Te quiero ganar a algo", le dijo el presentador.

Carolina Marín y David Broncano

Marín aceptó el desafío sin pensárselo dos veces y aseguró que incluso con una muleta iba a ganar al humorista. "¿Tú crees que me ganas a la pata coja?", le preguntó Broncano. "Esa pregunta me ofende", respondió ella. "Eres la mejor jugadora de la historia, campeona olímpica y todo eso, a tope, pero con una sola pierna…", dudó el presentador. "Se hace lo que sea para ganar", sentenció la deportista.

Y dicho y hecho. Carolina Marín y David Broncano se enfrentaron a un partido de bádminton improvisado en el plató, el cual ganó la deportista. "Está lisiada y le estás haciendo trampas. Eres un ruin", le dijo Grison al presentador de La Resistencia. Una victoria tras la cual le hicieron entrega de una medalla de oro, con la que posó orgullosa mordiendo su premio.