| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El presidente de RTVE, Pérez Tornero.
El presidente de RTVE, Pérez Tornero.

La "biblia" de la televisión da la puntilla a TVE con un informe demoledor

“En la actualidad, La Uno ya no compite en audiencia con Telecinco y Antena 3 sino con las Autonómicas”. La frase, absolutamente demoledora, ha caído como una losa en la Corporación pública

| Miguel Blasco Medios

La salsa de la Corporación atrae a numerosas manos que quieren mojar en ella. Pero el problema reside en que los días de bonanza quedaron atrás. Hoy en día RTVE está sentenciada aunque hay quienes buscan repartirse los jugosos despojos de una cadena nacional con audiencia autonómica.

“En la actualidad, La Uno ya no compite en audiencia con Telecinco y con Antena 3 sino con las Cadenas Autonómicas”. La frase, absolutamente demoledora, ha caído como una losa en la Corporación pública. Y es que es toda una sentencia pronunciada en el último informe sobre el estado de la televisión en España correspondiente a 2021, elaborado por Barlovento Comunicación. La ‘Biblia’ del sector televisivo español, vaya.

El epitafio del documento de Barlovento señala la realidad de La Uno de TVE. Pero también, en líneas generales, la de toda la Corporación: un hundimiento generalizado y la sensación de haber salido de la competición, que ya se guisa entre las dos grandes cadenas, Antena 3 y Telecinco.

Esta situación resulta más sangrante si se tiene en cuenta que los medios de que dispone TVE -económicos, personales y técnicos- serían la envidia de cualquier empresario audiovisual a pesar de los lloros habituales de sus directivos, que suelen camuflar su incapacidad a través de la expulsión de balones hacia terceros.

La sentencia de Barlovento deja muy clara la posición en que se encuentra TVE: medios de gran cadena, audiencia de autonómica. Con ese panorama, no resulta extraño que, como señalan en la Corporación, hay buitres sobrevolando los restos.

 

Rosa María Mateo, en su etapa de administradora única provisional de RTVE.

 

Y es que la pública habrá salido de la carrera por la gran audiencia, sí, pero sus arcas continúan atesorando unos presupuestos muy jugosos, especialmente para algunos productores que han recibido sustanciosos contratos desde la formación del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Así las cosas, algunos sectores cercanos a Moncloa buscan abatir al presidente de la Corporación, José Manuel Pérez Tornero, achacándole -entre otras cuestiones- la responsabilidad del desastre. Obvian, por cierto, que esa debacle no procede de ahora y que ya se sustanció en la etapa de Rosa María Mateo, administradora eternamente “provisional” y gestora de un caos absoluto.

La coalición contra Pérez Tornero tiene, por el lado izquierdo, una constelación de gentes unidas, más que por ideología, por deseo de poder y acceso a los presupuestos de la Corporación: sujetos con un pie en la producción y otro en el asesoramiento político y correas de transmisión de un partido en caída libre que se han quedado sin programas afines e individuos, básicamente.

Luego, por cierto, están los que analizaban y protestaban por caídas de audiencias con otros Gobierno que, sin embargo, ahora, y con peores datos, guardan el silencio de los corderos al encontrarse subidos al machito. ¿Qué dirían algunos de los que ahora dirigen programas informativos si sus audiencias, en mínimos históricos, se hubieran producido bajo un Gobierno de otro color político?

Con este panorama, a nadie le extraña que a TVE le cuelguen frases lapidarias.