| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Mazda "acaricia" su objetivo premium con el CX-60

La nueva punta de lanza de la marca japonesa es un SUV grande que estrena la hibridación enchufable, presenta una calidad superlativa y abraza la mejor tecnología diésel sin complejos.

| Motor Lobby Motor

El espíritu indomable de Mazda en el sector de la automoción vuelve a resurgir de manos del CX-60, un SUV que navega a contracorriente para ofrecer un producto lleno de personalidad, tecnología y calidad que sin duda alguna puede competir con los modelos más deseados de su segmento, la intocable trilogía alemana. El Mazda CX-60 aporta además una capacidad de diferenciación cada vez más valorada en un mercado que parece abducido por la imparable corriente de electrificación sin retorno a la que la industria se ha visto avocada.

Y es que Mazda no tiene reparos en anunciar que, además de su primer modelo híbrido enchufable, una variante a la que hoy es imposible renunciar como paso indispensable a los coches 100% eléctricos, el CX-60 va a suponer la llegada de un nuevo motor diésel de 6 cilindros, colocado longitudinalmente y con tracción trasera. Todo un clásico en disposición mecánica que, eso sí, será el más eficiente de su categoría, con un sorprende consumo medio homologado por debajo de los 5 litros y capaz de cumplir con la exigente normativa de emisiones Euro 7 que entrará en vigor el año que viene.

Este motor tendrá dos versiones de potencia y podrá combinarse con la tracción integral que lleva de serie la versión PHEV, y tendrá un hermano de gama de idéntica condición movido por gasolina. Unido al fenomenal ajuste dinámico del que siempre han hecho gala los modelos de la marca japonesa, el Mazda CX-60 se convierte con estas opciones mecánicas en uno de los modelos más interesantes del segmento SUV premium de gran tamaño, y en Europa llegará también el año que viene una variante de 7 plazas que se denominará CX-80.

Ya nos hemos puesto a los mandos de la versión híbrida enchufable, que con sus 327CV es el Mazda de producción más potente jamás fabricado, y nos ha gustado mucho. Es un coche de innegable carácter premium en todos los aspectos, con una presencia imponente, una calidad de terminación y ajustes sobresaliente y un andar muy dinámico, con un 0 a 100 en menos de 6 segundos. Y todo ello manteniendo intacto el fenomenal maletero de 570litros del resto de motores, ya que las baterías van situadas en el centro del chasis para no restar habitabilidad. 

Combinado con el particular cambio automático de ocho marchas sin convertidor de par que Mazda ha pensado ideal para este modelo, y con una batería de iones de litio de 17,8 kWh anuncia una autonomía eléctrica media en ciclo WLTP de 63 kilómetros, y de 68 en ciudad. Además, como puede cargar a 7,2kwh recupera su energía en apenas 3h. El precio arranca en los 48.290 euros con todos los descuentos, con una opción financiera flexible a plazos que lo deja en apenas 300 euros al mes tras dar 12.000 de entrada y con una agresiva oferta en renting de 535 euros más IVA con la que busca hacerse un importante hueco en el segmento de empresas.