| 12 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

7 puntos críticos para un mantenimiento preventivo de tu vehículo

En plena época estival, lo adecuado es mantener tu coche en perfecto estado para evitar averías. La diferencia principal entre mantener y reparar una avería la encontramos en el bolsillo.

| ESdiario Motor

Euromaster, especialista en el cuidado y mantenimiento integral del vehículo, ha identificado 7 puntos críticos claves para el mantenimiento ante la perspectiva de las vacaciones estivales con el objetivo de que los conductores inviertan en tranquilidad. Y es que no invertir 80 € en un mantenimiento puede acabar convirtiéndose en una factura de 4.000 € por avería.

Aceite 

Es una de las partes más importantes de cualquier vehículo, conocido popularmente como “la sangre del motor”. Si no se renueva, el aceite irá perdiendo cualidades hasta generar problemas graves al motor e, incluso, una rotura. Un cambio de aceite más filtros puede alcanzar sobre los 80 € de coste pero, si se produce una rotura de motor por falta de mantenimiento, la avería puede llegar a los 4.000 € si se utilizan piezas de segunda mano. En caso de ser un motor nuevo, la cuantía ascenderá hasta los 8.000 €.

Correa de distribución

Una parte primordial del vehículo que, en el 95% de los casos, su avería es sinónimo de una rotura de pistones, válvulas y culata, que en muchos casos es la rotura integral del motor. El precio de su sustitución oscila entre los 350-800 € pero su rotura generaría una importante reparación de no menos de 1.500€, pudiendo alcanzar los 4.000 € en el caso de sustitución del motor con piezas de segunda mano. Si el propulsor es nuevo, podría ascender hasta los 8.000 €.

Pastillas de freno 

En caso de no cambiarse a tiempo, puede derivar en un problema grave de seguridad y, consecuentemente, dañar los discos de freno, provocando una avería más costosa. Además, en caso de apurar las pastillas, el sonido estridente que producen al rozar con el disco irá en aumento. Un juego nuevo de pastillas suele rondar entre 80 y 110 € pero, si se dañan los discos, se multiplicará por tres el coste, unos 300 euros.

Líquido de frenos

Suele estar expuesto a grandes cambios de temperatura y, por tanto, un buen mantenimiento es imprescindible. Generalmente, se recomienda sustituirlo cada uno o dos años. Al mismo tiempo, el líquido de frenos lubrica piezas internas de la bomba de freno y, en algunos casos, el regulador. Si el mantenimiento no es el correcto, además de tener problemas a la hora de detener el vehículo a tiempo, incurrimos en un posible daño a la bomba de freno. Un cambio del líquido ronda los 45-70 € pero, si se daña la bomba del freno, dicha cuantía podría ascender a 600 €.

Neumáticos y alineación 

Este sencillo proceso permite que los ángulos de la dirección se ajusten a lo que determina el fabricante y así garantizar la direccionalidad del vehículo y su buen comportamiento dinámico. Lo ideal es ajustar la dirección una vez al año para circular seguro y garantizar la completa utilización de los neumáticos. En caso contrario, además de afectar seriamente a la seguridad, un mal reglaje de la dirección disminuirá de forma importante la vida de los neumáticos, pudiendo incluso, reducir su vida útil en un 90%. El precio de una alineación ronda los 50-70 €, pero un juego de dos neumáticos puede ascender desde los 200 a 500 € en función del coche.

Carga del aire acondicionado 

Una climatización correcta del habitáculo es importante, especialmente en meses calurosos. Es bastante desconocido que el aceite que lubrica el compresor del aire acondicionado está mezclado junto con el propio gas del aire. Este gas, además de cambiar de temperatura al someterlo a diferentes presiones, tiene que lubricar el compresor. Por ello, los fabricantes recomiendan sustituirlo cada 2-4 años. Una carga de gas ronda los 50-70 euros pero, si no se renueva y se avería el compresor, la factura ascenderá a unos 450 euros.

Refrigerante 

Este líquido se encarga de absorber las calorías que hay dentro del motor y disiparlas en el radiador. Si no es capaz de realizar este proceso, el propulsor sufrirá grandes daños, desde que se queme la junta de culata o, directamente, gripe el motor. La sustitución suele rondar los 50-70 euros, mientras que una reparación de culata puede ascender hasta en torno a los 2.500 €, según el modelo.