| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Cupra Formentor tdi
Cupra Formentor tdi

Cupra Formentor TDI, sigue tu propio camino

Este crossover es Un diésel con el que se puede soñar. ¿Te atreves a ser políticamente incorrecto? Recorrerías 860 kilómetros con una sonrisa y un solo depósito gracias a su eficiencia.

| Rafael Cerro Motor

Túnel este de la M30. Vuelo bajo tierra a toda velocidad A toda la legalmente posible: 70 kilómetros por hora. Cliff Richards canta I could easily fall in love with you. Todo está en su sitio en un coche que te hace desear que el viaje no termine nunca. Personalidad, ADN deportivo… un objeto de culto diseñado con pasión. Te cruzarás con pocos autoscomo el tuyo. A mi izquierda, un tipo me hace señales desde un primo suyo: un Seat León que comparte plataforma con este Formentor diésel de 150 caballos. Con todos. Temo haber  cabreado al automovilista por algo, pero él se estabiliza a mi izquierda en el interminable agujero de gusano y levanta el pulgar derecho, enamorado del Cupra. Grita animándome y me felicita. Es feliz viéndome conducir ese aparato difícil de clasificar.

Durante 37 años al volante de maravillas de la tecnología, me han felicitado muchas veces y siempre he contestado que el coche no era mío… pero que yo era feliz a los mandos, porque el aparato era lo último de la tecnología. Como si fuera una persona, el Formentor tiene defectos: el sistema de órdenes por voz podría ser más ágil. Personalmente, prefiero más mandos físicos y no depender tanto de la pantalla táctil. Pero hay algo indudable: el coche está lleno de vida y te la contagia. Formentor TDi, diseño y tecnología en emisiones, también en diésel. Por distancia al suelo, puede que el Formentor ni sea un SUV, sino sencillamente un turismo muy elevado. Más allá, todo es estilo y diseño. Así nos impresionó desde el primer día.

En cuanto al carácter ecológico, y en plena efervescencia mundial del virus de lo verde, quién va a comprar hoy uno de esos diésel de los que los políticos abominan. Quiero decir de los de última generación, de estos que contaminan diez veces menos que aquellos que los gobiernos nos recomendaron comprar durante décadas bajándole la fiscalidad al gasóleo. Porque la diferencia de precio frente a la gasolina está en los impuestos, no en el refinado. Pero lo cierto es que con este motor, si vas desde Madrid hasta Barcelona, te sobrarán muchos kilómetros de autonomía.

Pocos alcaldes, ministros o diputados se han parado a comprobar si el diésel que persiguen es o no un motor eficaz en emisiones. Durante décadas, cada político que entrevistábamos nos aconsejaba diésel. Hoy, cada político al que pregunto escupe este cliché: cómprense un eléctrico hoy. Casi siempre, sin tener ni pajolera idea de este negocio. Incluidos los concejales de movilidad sostenible que viven de esta. Cuando les pregunto por un diésel eficaz, un híbrido enchufable o un coche de los que funcionan con gas licuado del petróleo o con metano… ni siquiera saben de qué les hablo.

Si compra el Formentor TDI, no tendrá una etiqueta 0, pero sí un diésel turbo de la mejor cosecha del siglo XXI, porque su consumo combinado registrado en ciclo mixto WLTP se cifra en 5,1 l/100 km y sus emisiones están en un máximo de 134 g/km de CO₂. No tendrá una bandera de color verde, pero sí un coche ecológicamente eficiente. Si elige este vehículo, seguramente lo hará porque su diseño arrastra. Pero también está la tecnología: podrá elegir entre un cambio manual de 6 velocidades o una caja automática de doble embrague DSG de 7 relaciones.

¿Quieres ser incorrecto? Tú eliges la vereda. El poeta Antonio Porchia nos advirtió que, si seguíamos por la propia, dirían que íbamos por un camino equivocado. Anacarsis el escita, uno de los siete sabios de la Grecia clásica, lo había formulado así en el siglo VII antes de Cristo: “Cuando me elogian muchos, entonces pienso que no valgo nada. Cuando lo hacen unos pocos, que soy una persona digna”