| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Adelantar es mucho más peligroso con la nueva Ley de Tráfico

La prohibición de rebasar en hasta 20Km/h el límite genérico de velocidad convierte la maniobra de adelantamiento en algo mucho más arriesgado, pues se puede llegar a quintuplicar el tiempo.

| Motor Lobby Motor

La nueva Ley de Tráfico que ha entrado hoy en vigor está generando polémica desde el minuto uno, y de entre sus múltiples modificaciones hay dos que son las que levantan ampollas especialmente. La DGT ha decidido endurecer las sanciones por el uso del teléfono móvil al volante y elimina el margen de 20 km/h para adelantar en carreteras secundarias. 

El simple hecho de coger el teléfono con la mano será motivo de detracción de hasta 6 puntos del carnet de conducir y 200 euros de sanción, y aunque está claro que las distracciones son la principal causa de accidente en carretera, este hecho cotidiano con el móvil es tan habitual como distraerse al volante con el sistema de infoentretenimiento, y este punto no se contempla sin embargo.

Pero si con esa norma puede haber dudas, lo que es un hecho matemáticamente comprobable es que el cambio en el criterio de la velocidad a la hora de adelantar pone en mayor peligro la seguridad de conductores y pasajeros, ya que esta maniobra pasa a tener que hacerse en más tiempo y, por tanto, recorriendo más distancia, enemigos directos de la lógica. Cuanto mayor tiempo se requiera para realizar el adelantamiento, mayor será el riesgo de colisión. Esto es especialmente delicado en vías sin arcén, pues no hay sitio para apartarse y evitarla.

Debido al incremento en tiempo y distancia requeridos para adelantar, la entrada en vigor de la nueva ley exigirá la retirada de muchas de las señales de fin de prohibición de adelantamiento, ya que el adelantamiento a un vehículo no es posible con seguridad razonable si su velocidad no es bastante menor que la máxima permitida. De no retirar las señales se pondría en peligro la seguridad, se cometería un gravísimo error y se producirían muchos accidentes graves en caso de que los conductores traten de adelantar respetando las limitaciones de la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial.