26 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El pacto verde de la UE aboca a una demanda insostenible de coches eléctricos

El plan de la Comisión Europea de prohibir la venta de automóviles de combustión e híbridos en 2035 llevaría a la industria a un escenario inviable con un aumento de la demanda inasumible.

| Motor Lobby Motor

El terremoto que ha propiciado el anuncio de la Unión Europea en el sector de la automoción de la prohibición tan tajante para los coches con motores de combustión no ha hecho más que empezar, y no podemos pensar que queda mucho, 15 años no es nada en una industria tan avanzada. Las empresas e industrias relacionadas con el transporte, en las que recae, en su opinión, el peso de las medidas para reducir las emisiones a la atmósfera, están seriamente preocupadas y con razón. Lo consideran como un salto a lo desconocido, que se emprende sin analizar en profundidad el impacto en la competitividad y en el empleo.

Con la meta de alcanzar las emisiones cero de gases de efecto invernadero para el 2050, la Comisión Europea ha elaborado un plan ambicioso pero que parece a todas luces inviable. Las primeras reacciones ante el paquete legislativo han partido de la industria automovilística europea y de la IATA (patronal de las compañías aéreas).

Para que Europa sea “el primer continente con una arquitectura integral para cumplir las ambiciones climáticas”, en palabras de la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, se ha fijado etapas intermedias, que también los afectados consideran que añaden presión. La comisión ha fijado el recorte de las emisiones de CO2 en un 55% en 2030.

Si se quiere alcanzar el objetivo final de llegar en 2035 a cero las emisiones de CO2 es necesario prohibir los motores de combustión, señala el plan verde, y no se trata, en opinión de la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles (ACEA), de una solución racional. Explica, por el contrario, que el horizonte debe estar abierto a todos los motores de alta eficiencia, ya sean de combustión, híbridos o de hidrógeno. Todos pueden tener un hueco en la transición en la nueva etapa. Por el contario, con los parámetros establecidos solo los coches eléctricos cumplirían las condiciones.

Para el presidente de la patronal europea, Oliver Zipse, de la alemana BMW, la UE debería centrarse en apoyar la innovación, mientras que ha destacado que el plan puede suponer un fuerte aumento de la demanda de coche eléctricos en una corto periodo de tiempo. Y, por tanto, no será viable, apuntó. Si bien se valora positivamente el plan de desarrollo de redes de estaciones de carga para estos vehículos en las carreteras europeas.

También las aerolíneas agrupadas en la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) rechazan el plan europeo. Se oponen a que se grave más el queroseno para vuelos dentro de la UE, tema que se puede encuadrar en el lema citado por Úrsula von der Leyen: que quien contamine, pague. Si bien, para la IATA, la industria aérea no está para más castigo.