25 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Michelin Alpin

En Europa usan 10 veces más que nosotros los neumáticos de invierno

La cuota de este tipo de ruedas en nuestro país apenas es del 3% frente al 30% en el resto del continente. Y eso que una tercera parte de los accidentes en esta época del año depende de ello

| G. de la Pedraja - Motor Lobby Motor

Los neumáticos de invierno en Europa representan el 30% de las ventas totales, mientras que en el mercado español son solo una décima parte de esta penetración, con apenas un 3%. Esto supone un atraso, ya que pese haber cerrado el año 2020 con el mínimo histórico de víctimas mortales en carretera, el neumático está detrás del 30% de las incidencias mecánicas en invierno, por lo que  optar por una cubierta hecha por y para las condiciones meteorológicas propias de la estación actual es lo más inteligente.

Según un reciente estudio de Euromaster, la cadena perteneciente a Michelin, otras ventajas del neumático homologado de invierno es que no hace falta poner cadenas en situaciones de nieve y al estar homologados, la policía permite circular sin ellas. Las cadenas tienen el hándicap de que el vehículo no ruede de manera homogénea, produciéndose pequeños golpes durante la circulación cuando se pisan los eslabones de la cadena, con el riesgo de dañar algunos componentes del sistema de suspensión-transmisión, ha advertido la red de talleres.

Hoy en día además no solo podemos optar por neumáticos de invierno, ya que en la gama de los principales fabricantes hay neumáticos para todo tiempo como los crossclimate de Michelin o Vector 4 Seasons de Goodyear, unas ruedas que permiten ser utilizadas todo el año ofreciendo las mejores condiciones en cualquier clima.

Ruedas invierno

Neumáticos sin uso

Otra de las consecuencias de las fuertes nevadas es que los conductores, ante el temor de circular en estas condiciones, deje aparcado el coche, acentuando la "no movilidad", que se ha saldado con un 25% menos de desplazamientos en 2020, según la DGT.

Este escenario de "no movilidad" puede inducir erróneamente al conductor a pensar que su vehículo no sufre desgaste alguno, cuando en realidad parte de los elementos del coche sí se desgastan aun estando aparcados 'sine die', especialmente los que están hechos de caucho, como los neumáticos y la correa de la distribución.

En el caso de los neumáticos, las grietas en la banda de rodadura ocasionan pérdida de adherencia, de tal modo que, aunque el dibujo esté perfecto, el neumático deja de tener todo su agarre, convirtiéndose en un riesgo para la seguridad vial del conductor, sus acompañantes y el resto de los usuarios de la vía. Y ha alertado de que si se agrieta la correa de distribución puede traducirse en una costosa avería".

También respecto el líquido refrigerante, en las actuales condiciones invernales y en pleno temporal, es fundamental cerciorarse de que no haya perdido propiedades anticongelantes, que de ser así, una operación que cuesta apenas 50 euros puede multiplicarse hasta, como mínimo, los 1.000 euros al causar una rotura del motor.