| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Oliver Zipse
Oliver Zipse

Europa da otro paso para acabar con los coches de combustión en 2035

El Parlamento Europeo ha dado el visto bueno a la propuesta de la Comisión para prohibir la venta de vehículos diésel y gasolina a partir de 2035, aunque ahora debe negociar con los Estados.

| Motor Lobby Motor

Europa sigue empeñada en pegar un tiro en el pie a una de sus industrias más importantes, la de la automoción, y a pesar del intento del grupo popular europeo, que ha reclamado a través de una enmienda modificar el plazo para dejar la prohibición en el 90% para 2035, es decir, permitir un 10% de ventas de vehículos de combustión para ese año, esta ha sido rechazada por la oposición de los europarlamentarios verdes. 

Pero no todo está perdido, ya que ahora los parlamentarios tendrán que negociarla con los Estados miembros. Además, el Parlamento ha aprobado un objetivo de reducción de emisiones intermedio para 2030, del 55% para los turismos y un 50% para las furgonetas.  La asociación que agrupa a los fabricantes automovilísticos europeos, ACEA, desde una posición de apoyo al objetivo de una Europa neutra en carbono para 2050, critica con dureza que se haya fijado el plazo en 2035.

"Dada la volatilidad e incertidumbre que estamos experimentando a nivel global cada día, cualquier regulación que vaya más allá de esta década es prematura en este momento. En lugar de ello, es necesaria una revisión transparente a mitad del camino para definir los objetivos post 2030", ha subrayado el presidente de ACEA y del fabricante alemán BMW, Oliver Zipse.

El CEO de BMW dice que no están preocupados por el fin del motor de combustión anunciado por la Unión Europea para 2035: "Otra cosa es que sea una buena idea". "En esa revisión primero tenemos que evaluar el despliegue de la infraestructura de carga y la disponibilidad de materias primas para la producción de baterías puedan soportar el despliegue de coches eléctricos para ese momento", ha añadido.

Los fabricantes europeos llevan tiempo reclamando aumentar el ritmo de despliegue de cargadores para alcanzar los  casi 43 millones de vehículos eléctricos e híbridos enchufables que calculan serán necesarios para cumplir los objetivos europeos de reducción de emisiones en 2030, lo que requiere el despliegue de unos 7 millones millones de cargadores públicos frente a los 260.000 actuales.