06 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
La novia de Hasna Aitboulahcen no da crédito a lo que hizo.

La novia de la "kamikaze" de París y el peor hallazgo del enfermero

Su muerte en París disparó todas las alertas entre los agentes y la seguridad internacional, pero había mucho más detrás de esa mujer que puso al mundo en pánico.

| ESdiario Mundo

Fue una de las grandes conmociones de la operación policial de Saint Denis que acabó con la vida del cerebro de los atentados de París. La mujer kamikaze que presuntamente se había hecho explotar no sin antes intentar hacer el mayor daño posible entre los agentes. Durante algunas horas se la consideró la primera kamikaze yihadista en volarse por los aires en Europa. Sin embargo, no fue ella la que se inmoló. Ella murió acribillada a balazos junto a su primo y autor intelectual de la tragedia, Abelhamid Abaaoud, y otro terrorista, que él sí, se hizo estallar.

Pero ella sigue haciendo cundir el pánico en Europa. ¿Qué hizo cambiar radicalmente a una jovend e 26 años que hasta hace unos meses llevaba vaqueros y camiseta, salía de fiesta, se maquillaba, bebía alcohol y estaba todo el día pegada al Whatsapp y al Facebook? Hasta hace bien poco a Hasna Aitboulahcen no le interesaba lo más mínimo el islam... 

Su infancia no fue fácil. Tras el divorcio de sus padres y una vida de maltratos fue separada de su familia biológica a los 8 años y vivió en una familia de acogida hasta que a los 15 años se fugó. Desde que se escapó de casa definitivamente se la veía a menudo ebria de vodka, incluso durante el ramadán, en una época en la que aún no había mostrado un mínimo interés por la religión. En las fotos de aquellos años aparece con pantalones ajustados, mucho maquillaje, bisutería y sombrero vaquero (sus amigos la conocían como "la cowboy"). Una joven llamada Khemissa ha afirmado en la cadena francesa RTL que eran pareja: "Me rompe el corazón. No puedo creer que mi amiga pudiera hacer eso. Estaba influenciada, era vulnerable  frágil. Pasó una época difícil y era pesa fácil para los yihadistas".

Parece que después del atentado contra la revista Charlie Hebdo, Hasna quedó fascinada con la pareja del terrorista Amedy Coulibaly, Hayat Boumeddiene, que escapó a Siria. Fue entonces cuando comenzó a flirtear con el fundamentalismo islámico, a llevar velo y aproximarse a su primo Abelhamid Abaaoud. De hecho, ambos murieron juntos en Saint Denis. 

El enfermero que intentó salvar la vida del terrorista

Espeluznante también la historia que trascendió este sábado. Un nuevo testimonio, de tantos y tantos que sucedieron el viernes 13 de noviembre en París, que ponen los pelos de punta. Y es que en medio del caos provocado por la explosión en el café Le Comptoir Voltaire un enfermero buscó instintivamente ayudar a los heridos. Entre ellos, trató de salvar a un hombre que yacía sobre unas sillas y mesas tiradas. David, de 46 años y quien pidió ser identificado sólo por su nombre de pila, lo tumbó y aunque no parecía tener heridas graves, parecía inconsciente, por lo que comenzó a realizarale la reanimación cardiopulmonar (RCP), tal y como le habían enseñado.

David, que inicialmente creyó que el caos se debía a una explosión de gas en el interior de la cafetería, se dio cuenta de que lo que ocurría era algo mucho peor cuando rasgó la camiseta del hombre. "Había cables, uno blanco, uno negro, uno rojo y uno naranja. Cuatro colores diferentes", explicó este enfermero a la agencia de noticias Reuters. "Entonces supe que era un terrorista con una bomba", añadió. El hombre al que David intentaba salvar era Brahim Abdeslam, uno de los involucrados en una serie de letales atentados que dejaron 130 personas muertas en varias zonas de la capital francesa. En ese café sólo murió Abdeslam. En un vídeo 'amateur' al que Reuters ha tenido acceso, se puede ver a dos hombres en las inmediaciones de la cafetería intentando reanimar a otro que está tendido en el suelo. Se cree que uno es David, aunque del otro no se conoce ni su posible identidad.

"El primer cable que vi fue el rojo. Creo que ese fue el detonador", recordó David. "Había algo en su extremo", explicó. Justo cuando se dio cuenta de que la persona a la que trataba de salvar había intentado matarlo, llegaron los bomberos, relató David. Entre ellos había uno al que conocía y a quien le contó lo que acababa de ver. "Me miró y comenzó a gritar que todos evacuaran". La Policía informó a David de que la bomba de Abdeslam no había estallado totalmente. "Después pensé en que lo había tumbado en el suelo, en que había intentado reanimarlo realizándole la RCP. Es un proceso en el que se necesita fuerza, y sólo por hacer eso podría haber muerto", concluye.  

La ONU toma medidas

Mientras tanto, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha pedido a todos los países con capacidad para ello que se sumen a la lucha contra los terroristas del Estado Islámico en Irak y Siria, aunque sin mencionar específicamente medidas militares. Los 15 miembros del órgano ejecutivo de la ONU han aprobado por unanimidad la resolución propuesta por Francia tras los atentados perpetrados por ocho terroristas del Estado Islámico en París.