08 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
El líder de los conservadores portugueses, Rui Rio.

El líder de la "oposición ejemplar" portuguesa se harta del Gobierno socialista

En España, Sánchez y el PSOE han puesto a Rui Rio muchas veces de ejemplo de lo que debería ser Casado. Ahora el líder del PSD ha cambiado radicalmente de tono: Portugal está desbordada.

| ESdiario Mundo

 

El debate de la nueva prórroga del estado de emergencia en Portugal hasta el 14 de febrero (la décima) ha derivado en una bronca política como nunca se había vivido en el país vecino desde el inicio de la pandemia. 

El líder de la oposición conservadora, Rui Rio, ha acabado perdiendo la paciencia con el primer ministro, António Costa, después de apoyarle durante meses de forma casi incondicional.

Tanto es así que en muchas ocasiones Pedro Sánchez y los socialistas han contrapuesto la "oposición ejemplar" de Rio a la de Pablo Casado y el PP. Que el propio presidente ha llegado a calificar de "antisistema". 

"Hemos votado a favor de todas las declaraciones del estado de emergencia. Nunca hemos negociado el apoyo, siempre que se nos pidió", comenzó diciendo el presidente del Partido Social Demócrata (PSD). "Pero dados los graves fallos que ha mostrado el Gobierno, nos toca a nosotros aquí dar un puñetazo a la mesa y referirnos a ellos con toda la  franqueza", añadió. 

El Gobierno del socialista Costa está desbordado por la pandemia, cuando en la primera oleada supo mantener a raya el virus. La cifra de fallecidos ronda los 300 diarios, hay UCIs al 90% de su capacidad, el primer ministro ha cerrado las escuelas sin dar una alternativa de clases online y falta personal sanitario.

"Orden y contraorden, desorden", continuó Rio durante el debate, en el que acusó a Costa de "falta de coraje".

Esta nueva prórroga del estado de emergencia en Portugal tiene efectos directos para España, puesto que el país vecino ha decidido cerrar sus fronteras durante, al menos, estas dos semanas.