| 05 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Macron conquista el poder absoluto.
Macron conquista el poder absoluto.

Macron logra mayoría absoluta pero las urnas registran una abstención histórica

La República en Marcha habría obtenido la mayoría absoluta en la nueva Asamblea Nacional consiguiendo entre 395 y 425 diputados y con una abstención como nunca antes: del 56,6%

| ESdiario Mundo

Según las primeras estimaciones, el partido de Emmanuel Macron, La República en Marcha habría obtenido la mayoría absoluta en la nueva Asamblea Nacional (AN) consiguiendo entre 395 y 425 diputados de los 577 escaños, con una abstención histórica del 56,6%.

Esa abstención, en la segunda y definitiva vuelta de las elecciones legislativas, "relativiza" unos resultados que cambian de manera radical los equilibrios políticos tradicionales. Los Republicanos (derecha) habrían conseguido entre 95 y 122 escaños. Pierden un centenar de escaños, pero salvan los muebles. Están condenados a su "refundación".

El PS habría conseguido entre 27 y 35 escaños, perdiendo más de 250: una catástrofe histórica sin precedentes. El socialismo francés se convierte en un campo de ruinas. La Francia Insumisa (FI, extrema izquierda populista) de Jean-Luc Mélenchon entraría en la nueva AN con 10 a 16 diputados. Poder parlamentario minúsculo, con aspiraciones "callejeras".

El Frente Nacional de Marine Le Pen ganaría 2 diputados, consiguiendo entre 4 y 6 escaños. Un grupo modestísimo, previsiblemente gesticulante, a gritos. Se trata de un pacífico tsunamí político. Un partido que solo tiene catorce meses de historia, sin representación parlamentaria, hasta hoy, LREM, se convierte en la primera fuerza política nacional, dando al presidente Macron un poder parlamentario total, sin oposición parlamentaria digna de ese nombre.

El hundimiento histórico del PS, la instalación del PCF en su nueva condición de grupúsculo insignificante, consuman un cambio sin precedentes de las izquierdas francesas, cuya liderazgo aspira a asumir la extrema izquierda de Mélenchon. La crisis de la derecha tradicional, anuncia un proceso de futura refundación, cuando aparezcan nuevos líderes para consumar tal proceso.

Con la ascensión imperial del poder total de Emmanuel Macron y su partido, LREN, Francia inicia un proceso de renovación de toda su clase política tradicional. La elección presidencial anunció el fin de los líderes históricos de la izquierda y la derecha. Las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio anuncian la desaparición pura y simple de una generación de líderes y "burócratas" de todos los partidos políticos tradicionales.

En el partido Macron no existen líderes ni burócratas conocidos de la opinión pública. Francia ha dado el poder total al presidente más joven de la historia de la V República, acompañado por una generación de nuevos diputados masivamente desconocidos. A la izquierda, la presidencial hundió a las viejas glorias difuntas. Y las legislativas han barrido a toda una generación socialista víctima del catastrófico mandato presidencial de François Hollande.

A la extrema izquierda y la extrema derecha, Mélenchon y Le Pen entran en la AN con grupos parlamentarios muy pequeños, pero muy gesticulantes y gritones. Las fuerzas populistas de izquierda y derecha aspiran a liderar la "revuelta popular" contra el "poder total" del presidente Macron.