29 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Joe Biden
Pedro Sánchez y Joe Biden

Exteriores intenta rescatar a Sánchez y dice que estuvo media hora con Biden

La ministra de Exteriores, que tampoco quiere hacer suyo el fracaso del encuentro entre presidentes, asegura que antes de que llegasen las cámaras los líderes pudieron charlar.

| A. Jiménez Mundo

El encuentro entre Joe Biden y Pedro Sánchez terminó por convertirse en todo un fiasco. Medio minuto de camino por los pasillos de la cumbre de la OTAN que ahora la diplomacia española intenta inflar, para vender como un éxito lo que ha sido un auténtico bochorno que deja a Sánchez en la más absoluta irrelevancia internacional. 

Por ello, la maquinaria de Moncloa ya está trabajando para intentar revertir la situación y ha tenido que ser la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, la que dé la cara por el presidente, acrecentando la importancia de este encuentro fugaz en el que Biden,a duras penas, miró a la cara al presidente del Gobierno.

 De hecho, según González Laya, el tiempo que compartieron ambos mandatarios fue mucho mayor del que inmortalizaron las cámaras, ya que "todos los líderes de la OTAN estuvieron durante 30 minutos ellos solos, fuera de las cámaras, antes de hacerse la foto de familia", ha explicado en una entrevista en la Cadena Ser.

Además, ha añadido que "antes del paseíllo existió una conversación entre Sánchez y Biden, y el presidente también habló con otros líderes como Macron o Merkel", intentando añadir aún más pompa al encuentro.

Junto a ello, y para seguir hinchando el globo, ha destacado "la buena sintonía entre España y EEUU en ese primer encuentro", a lo que la máxima representante de la diplomacia española ha añadido que solo "era una primera toma de contacto, esperan profundizar en los próximos meses".

Tres temas para charlar

Los temas que trataron ya fueron desvelados este lunes por el propio Pedro Sánchez, y han sido recordados por la ministra: "Se habló principalmente de tres cuestiones en su primer interacción: poner en valor los vínculos que nos unen en materia de Seguridad y Defensa. Además, pudieron hablar de la situación en la que se encuentra Centroamérica y, en tercer lugar, el presidente quiso poner en valor una serie de medidas progresistas que el presidente de EEUU está impulsando".

Pero precisamente el tama más caliente entre ambos países, la crisis abierta entre España y Marruecos, en la que EEUU se ha posicionado claramente al lado de Rabat no salió a colación en todo ese tiempo porque, según la ministra, "no estaba en el orden del día", al igual que tampoco lo estaba el encuentro con Sánchez, ya que no figuraba en la agenda oficial de Biden.

"No estaba en el orden del día entre esa primera toma de contacto entre Sánchez y Biden hablar del Sáhara Occidental"

"No estaba en el orden del día entre esa primera toma de contacto entre Sánchez y Biden hablar del Sáhara Occidental", ha zanjado la ministra, para añadir, por otra parte, que "a Estados Unidos le competerá decidir cuál es su postura sobre el Sáhara. Lo que España siempre ha dicho es que es importante que demos un impulso a las negociaciones en Naciones Unidas".

Y es que, el reconocimiento de Washington de la soberanía marroquí sobre los territorios del Sáhara por parte de Trump supuso un balón de oxígeno para Mohamed VI, y Biden parece que no tiene intención de modificar la postura de su predecesor en un asunto que según Rabat es el principal foco de conflicto con España y que desembocó en la apertura de la valla de forma unilateral para empujar a miles de marroquíes a llegar a Ceuta como medida de presión.

Pero precisamente, Laya ha preferido pasar de puntillas sobre el principal conflicto internacional que tiene abierto España. Desde Marruecos se sigue presionando y amenazando, pero la ministra prefiere ser "discreta". 

Discreción para solucionar la crisis con Marruecos

 "Estamos creando las condiciones a través de la discreción. No quiero decir ni hacer nada que pueda poner en cuestión nuestra voluntad de retomar nuestra relación con nuestros interlocutores marroquíes", ha asegurado Laya.

Además, ha añadido que "vamos a desescalar la tensión con Marruecos con discreción y poco ruido", aunque el país vecino prefiere el ruido de las declaraciones gradilocuentes como la lanzada en un comunicado oficial este lunes desde el propio Parlamento marroquí en el que se acusaba a España de "la instrumentalización del Parlamento Europeo en esta crisis bilateral, desconociendo su responsabilidad en este ámbito, acogiendo al líder del Polisario, y sus múltiples maniobras contra causas unánimes en Marruecos", señalando principalmente la cuestión del Sáhara.

Pero pese a todo, desde la diplomacia española se intenta vender como un éxito el encuentro entre Biden y Sánchez, unos segundos que ya se han convertido en casi media hora, junto a los máximos mandatarios mundiales, aunque el presidente aseguró que "no tenía cronómetro".