| 17 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Ucrania ya tiene más de 400.000 niños necesitados de ayuda humanitaria

Si la vía diplomática no lo evita, los menores afectados por el conflicto armado entre Rusia y Ucrania pueden ser millones. Es vital que se tomen medidas urgentes para evitar el desastre.

| ESdiario Mundo

Si finalmente se produce un enfrentamiento militar en Ucrania va a haber unos grandes damnificados, los niños. Tras más de ocho años de conflicto armado, antes de que se produjera la última escalada de tensiones con Rusia, 2,9 millones de personas, entre ellas 400.000 menores, ya necesitaban asistencia humanitaria. Una guerra acarrearía consecuencias nefastas para la salud física y mental, por eso es necesario ayudar a la infancia.

A pesar de una serie de acuerdos de alto el fuego firmados entre septiembre de 2015 y julio de 2020, los enfrentamientos han continuado, impidiendo que miles de familias regresen a sus hogares y limitando el acceso de los niños y las niñas a la educación, la atención médica y a otros servicios básicos. Es por ello que la ONG Aldeas Infantiles ha pedido resolver el aumento de la tensión entre las partes mediante la vía diplomática.

Con casi 100.000 soldados concentrados en la frontera de Ucrania, nos encontramos al borde de un conflicto creciente que podría afectar a millones de niños. Si comienza la lucha, el conflicto podría descontrolarse, con consecuencias devastadoras para las familias. Y entonces dará igual quien disparó primero. Los enfrentamientos entre el Gobierno y los separatistas prorrusos en el este del país han dejado tras de sí ya casi dos millones de desplazados.

La ONG ha recalcado la importancia de poner en marcha medidas "urgentes" que contribuyan a paliar la situación de inseguridad e incertidumbre en la que Ucrania lleva inmersa desde 2014, cuando comenzó el conflicto en el este del país. Niños y familias son, a menudo, la cara oculta de los conflictos armados, así como uno de los colectivos más afectados por las consecuencias derivadas de la violencia.

Aldeas Infantiles lamenta que los niños que viven a ambos lados del frente en el este del país sufren los efectos del trauma y el impacto del estrés prolongado. A lo largo de estos años han tenido que lidiar con la muerte de seres queridos, la pérdida de sus hogares, amigos y un entorno seguro y familiar. Así, alerta de que los niños manifiestan alteraciones del comportamiento y de su capacidad de comunicación, ansiedad o disminución en su rendimiento académico por lo que la organización insta a velar por los derechos de la infancia ofreciendo apoyo social no solo a los menores sino también a sus familias.