| 18 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La Variante de Bétera ya está abierta a la ciudadanía

El nuevo trazado de cinco kilómetros evitará el paso de 12.000 vehículos diarios por dentro del municipio

| Redacción Comarcas Municipios

Los vecinos y vecinas de Bétera ya no tendrán que soportar hasta 12.000 vehículos diarios circulando por el núcleo urbano del municipio: la Variante Norte ya está lista para su uso. Esta infraestructura, la más importante emprendida por la Diputación esta legislatura, es un un trazado de cinco kilómetros en el que se han invertido 15 millones de euros.

El objetivo era reducir la alta densidad de tráfico, evitando el colapso y mejorando la seguridad vial, una medida ampliamente reivindicada por la ciudadanía

El nuevo trazado, que conecta dos puntos de la CV-310 sin necesidad de atravesar las calles de la localidad, evitará así incomodidades y ayudará a reforzar la seguridad en el núcleo urbano.

La actuación generará nuevos itinerarios peatonales y ciclistas en una zona muy transitada por estos usuarios, comunicando varios municipios.

Una vez abierta al tráfico la primera fase de la Variante Norte de Bétera, los responsables provinciales ultiman la licitación de la segunda fase del proyecto, cuya puesta en marcha está prevista para principios de año con una inversión de 3.640.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses.

El trazado de la segunda fase de la Variante de Bétera tiene una longitud aproximada de 950 metros, desde la cuarta glorieta ejecutada en la primera fase de la obra hasta la existente en la CV-333 en la carretera que conduce a Olocau. El objetivo de esta segunda fase es ampliar la intersección giratoria para establecer todas las conexiones necesarias entre la nueva variante y la CV-333, incluido el acceso a la urbanización La Masía.

 

La obra

El nuevo tramo discurre por el margen nordeste del núcleo urbano de Bétera. Las obras se iniciaron en diciembre de 2019 con el movimiento de tierras y el acondicionamiento de la explanada, tras lo cual se procedió a la construcción de cuatro puentes y tres pasos inferiores necesarios para salvar la línea férrea y los barrancos del Carraixet y Portaceli, así como conectar los caminos y vías existentes en el trazado.

El director de obra, Javier Bustos, ha destacado el tiempo de ejecución, “tres meses menos de lo previsto”, pero sobre todo la calidad del nuevo trazado, que cuenta con “un microaglomerado fonoabsorbente y drenante en la rodadura que disminuye la contaminación acústica y se traga el agua que es expulsada fuera de la calzada”, y la integración paisajística y cultural con el entorno mediante “la vía ciclopeatonal, la plantación de especies arbóreas autóctonas, el ajardinamiento de las glorietas y un mirador en una de ellas con vistas a la Torre Bofilla, uno de los elementos patrimoniales de Bétera”.

El proyecto incluye cuatro glorietas que, junto a las vías de servicio laterales, proporcionan el control total de los accesos a la carretera. La calzada tiene un ancho de 12 metros, con dos carriles por sentido de tres metros cada uno y arcenes-bici de dos metros a ambos lados. También consta de una vía ciclopeatonal segregada y protegida de 2,5 metros de amplitud en el margen izquierdo.