| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Retirada del monumento al doctor Albiñana en Enguera. Foto de Levante-EMV
Retirada del monumento al doctor Albiñana en Enguera. Foto de Levante-EMV

Polémica en Enguera al retirar el monumento al asesinado doctor Albiñana

Víctima de la guerra, su sobrino nieto denuncia una “vendetta”, que no le facilitan la información que constate que debajo del monumento hay una fosa común y que la alcaldía le dio la razón

| E. M. Municipios

En plena polémica abierta por el PSOE y Podemos sobre cuestionar la Transición, la Ley de Amnistía y hasta cambiar el nombre al Valle de los Caídos, en el municipio valenciano de Enguera se ha abierto otra controversia a cuenta del monumento al doctor Albiñana, un político nacido en la localidad que fue asesinado al inicio de la guerra civil, y que han retirado ahora del cementerio de Enguera para supuestamente exhumar una fosa común que se supone que está debajo de donde se ubica el monumento.

¿Quién fue el doctor Albiñana? Nacido en Enguera, José María Albiñana fue un médico, escritor y político español, fundador del Partido Nacionalista Español. Diputado por Burgos, al inicio dela guerra civil fue detenido por las autoridades republicanas y encarcelado en la cárcel modelo de Madrid, donde luego fue fusilado por milicianos de la CNT. Tras su asesinato, se dedicaron calles y monumentos en su honor como el del cementerio de Enguera.

Ahora, ese monumento ha sido retirado con la acusación de “franquista, fascista y falangista”, algo que el doctor Albiñana no fue (ni militó en Falange ni llegó a conocer el franquismo al morir al inicio de la guerra). Su monumento se retira con la excusa de exhumar 9 cuerpos que supuestamente están en una fosa.

Para su sobrino nieto y defensor de su causa, José Luis Piqueras, esto es sólo una “vendetta” contra su antepasado y no tiene base la exhumación. Denuncia que el investigador memorialista que lleva a cabo la exhumación, Alfredo Barberán, es sobrino nieto del jefe del comité de Enguera, responsable del asesinato de su abuelo, y que exigió saber la fuente de información que dice que debajo del monumento hay una fosa común, a lo que Barberán se negó a facilitarla. Asimismo, Piqueras asegura que la alcaldía de Enguera le dio la razón para poder acceder a esa información, pero no se la han facilitado. Una vez más vemos como la llamada ‘memoria histórica’ sólo sirve para revolver fantasmas y venganzas del pasado y no para reconciliar.