21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Vivir un documental en directo y en el centro de Valencia

Vídeo: preciosas imágenes de la llegada al mundo de un blesbok en BIOPARC

| Redacción Valencia Municipios

Los y las visitantes del pasado 9 de junio de BIOPARC pudieron experimentar un momento único en la vida: ver en directo la llegada al mundo de un nuevo animal salvaje.

Eran sobre las 11:30 horas cuando se daba el instante más maravilloso de la naturaleza salvaje. El espacio que recrea la sabana daba la bienvenida a la nueva cría de blesbok, ante la atónita mirada de las personas que se encontraban recorriendo esa área del parque.

La “madre”, junto a otras hembras del rebaño, se encontraba en una zona reservada del recinto, ya que el equipo técnico de BIOPARC Valencia estaba pendiente de la evolución del embarazo y esperaban el nacimiento. Unos cuidados especiales con los que el parque garantiza el máximo bienestar de los animales en un momento tan delicado.

El grupo de blesboks que alberga BIOPARC se incluye en un programa internacional de preservación de la especie y lo forman ocho individuos: el macho reproductor, cuatro hembras adultas, dos crías del año pasado y la recién nacida.

Los blesboks conviven con las jirafas; peculiares especies de aves como los jabirús, el ibis sagrado y la cerceta del Cabo; y otras tres especies de antílopes: kobos, impalas y gacelas de Thomson.

Pero…, ¿qué es un blesbok?

Estos animales son un tipo de antílopes muy fáciles de identificar por sus llamativas marcas blancas, que contrastan con el marrón rojizo de sus cuerpos. Tanto machos como hembras tienen cuernos largos y curvados con forma de lira.

De hábitos diurnos, pasan la mayor parte de la mañana y de la tarde pastando, mientras que durante el mediodía y la noche descansan.

La gestación es de unos 240 días, suelen tener una cría por parto y generalmente se concentran en la última etapa de la primavera a finales de junio o principios de julio. Desgraciadamente, están incluidos en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), ya que estuvieron en grave peligro de extinción en el siglo XIX por la caza masiva, que redujo su población en la naturaleza a tan solo unos dos mil individuos. Gracias al esfuerzo conservacionista muchas poblaciones se han recuperado y hoy se encuentran en una situación estable.