| 06 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
María José Salvador, vicepresidenta primera de Les Corts
María José Salvador, vicepresidenta primera de Les Corts

La presidenta de Les Corts dice que llamar fascista a VOX es "normal"

La socialista María José Salvador rechaza retirar del diario de sesiones el calificativo de "fascista" empleado por su compañero para referirse al partido de Abascal

| J.M Municipios

El ostensible clima de crispación que durante los últimos meses protagoniza la gran mayoría de los debates parlamentarios sigue sin cesar. Les Corts valencianes se ha vuelto a convertir en el escenario de una nueva polémica entre PSOE y VOX, sin que la propia presidenta de la Cámara en sustitución de Enric Morera, la socialista María José Salvador Rubert, haya sido capaz de apaciguar las aguas. De hecho, lejos de conseguirlo, su mediación sólo ha servido para acrecentar todavía más la intensidad de una discusión que, precisamente, inició su compañero de filas y secretario de Organización del PSPV-PSOE, José Muñoz.

Durante su intervención, el diputado ha manifestado que “VOX no es de extrema derecha, son  fascistas directamente, porque ustedes han venido a acabar con la política” y ha seguido profiriendo insultos al partido de Abascal diciendo que han venido a terminar con la democracia,  mientras la bancada socialista ha roto en aplausos. Por ello, en la misma sesión plenaria también ha invitado al resto de formaciones políticas a llamar “fascistas a los de VOX a partir de ahora”.

Ante tales acusaciones, la portavoz del Grupo Parlamentario VOX Comunidad Valenciana, Ana Vega, ha solicitado a la presidencia de la cámara autonómica que elimine esos insultos del diario  de sesiones, pero María José Salvador Rubert se ha negado y ha puesto como excusa que esas acusaciones “entran dentro de la normalidad en el debate parlamentario”. 

No en vano, Vega considera “lamentable y antidemocrático” que un partido como el PSOE tilde de fascista a un partido que  “respeta la constitución, defiende el estado de derecho y las libertades y al que han  votado casi 4 millones de españoles” mientras critica duramente que esas “calumnias” no se retiren  del diario de sesiones.