| 31 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Gobierno de la Pobla de Vallbona de Compromís, PSOE, CUPO y un tránsfuga
Gobierno de la Pobla de Vallbona de Compromís, PSOE, CUPO y un tránsfuga

Barra libre de concejales cobrando en la Pobla de Vallbona a costa del ciudadano

El gobierno de Josep Vicent Garcia de Compromís -el que alcalde que más cobra a tiempo parcial- suma 8 concejales liberados frente a los 5 que tenía el PP con un coste de coste 386.400 euros

| E. M. Municipios

Hay algunos ayuntamientos donde el pago de favores para mantener las coaliciones de gobierno entre múltiples partidos de distinto signo lleva a multiplicar los gastos en concejales liberados, es decir, concejales que cobran del ayuntamiento por su trabajo y no realizan otra labor fuera. Es el caso de la Pobla de de Vallbona, donde actualmente hay 8 concejales cobrando de las arcas públicas con un gasto de 386.400 euros para los ciudadanos.

El gobierno de la Pobla de Vallabona está formado por una variopinta coalición entre Compromís, PSOE, CUPO (un partido de urbanizaciones) y concejal tránafuga del partido Contigo. Todos los grupos, los cuatro, tienen ediles cobrando con dedicaciones al cien por cien de las arcas públicas. Un pacto de gobierno sustentado en los sueldos públicos.

 

En concreto, de Compromís cobra el alcalde, Josep Vicent Garcia i Tamarit, un sueldo de 37.791 euros más seguridad social que supone al Ayuntamiento 55.487 euros anuales. Josep Vicent Garcia tiene una dedicación del 75%, lo que lo convierte en el alcalde que más cobra a tiempo parcial de la Comunitat Valenciana. Junto a él cobran los concejales Beatriu Palmero, Francisco Javier Esteban y Francisco Javier Nóvoa con sueldos entre los 50.000 y 47.000 euros (incluyendo seguridad social). Se une a ellos la edil Iris Marco que cobra como asesora de la conselleria de Educación.

Del PSOE cobran 2 de sus 3 concejales, Maria Regina Llavata y Rebeca Pizarro, a lo que se les une el único concejal de las urbanizaciones de CUPO, Juan Aguilar, y el edil no adscrito tránsfuga de Contigo, Jaime Ruix. Todos ellos liberados al 100% y con un coste para el Ayuntamiento entre los 47.000 y los 50.000 euros anuales. El caso del concejal Jaime Ruix es paradigmático, ya que con sólo 18 años pasó a ser concejal liberado -su voto era necesario para la mayoría- y luego abandonó la formación política con la que había conseguido el acta de concejal.

 

El gasto total de estos 8 liberados es de 386.400 euros al año para los ciudadanos de la Pobla de Vallbona, una cifra muy superior al gasto de 199.500 euros que había cuando gobernaba el PP en solitario el municipio. Los populares tenían 5 concejales liberados que además cobraban menos, ya que su coste para el ayuntamiento con seguridad social rondaba entre los 35.000 y los 43.000 euros.

Más concejales liberados no se traduce por cierto en una mejor gestión pese a que ese fue precisamente el argumento del alcalde Josep Vicent Garcia para aumentarlos. La Pobla de Vallbona por ejemplo ha perdido subvenciones en materia de cultura o suspende en materias de transparencia e información municipal pese a tener concejales liberados cobrando para gestionar estas áreas.