| 26 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El alcalde de Albal, Ramón Marí (PSOE)
El alcalde de Albal, Ramón Marí (PSOE)

Palo de Antifraude al alcalde de Albal: “irregularidades administrativas graves"

Antifraude cuestiona gravemente la actuación del Ayuntamiento que dirige el socialista Ramón Marí en la tramitación, financiación y firma del convenio con Adif para la nueva estación

| Europa Press / E. M. Municipios

La Agencia Valenciana Antifraude ha puesto en un brete al Ayuntamiento de Albal y en concreto a la actuación de su alcalde, Ramón Marí (PSOE). En concreto, la agencia que dirige Joan Llinares acusa al consistorio de Albal de “irregularidades administrativas graves” en la tramitación, financiación y firma del convenio con Adif para la construcción y financiación de la nueva estación de Cercanías en la localidad, actualmente en ejecución.

Así consta en una resolución de Antifraude fechada el 7 de julio, publicada a finales del mes pasado. Este informe pone fin a la investigación tras desestimar las alegaciones del consistorio, mientras Adif no ha presentado ningún escrito.

Los hechos, de los que la agencia tuvo conocimiento al recibir un escrito, se remontan a finales de febrero de 2019 cuando el Ayuntamiento de Albal firmó el convenio con la entidad pública comprometiéndose a entregar los terrenos obtenidos para la estación, reintegrar el importe de las expropiaciones que abonara Adif (771.033 euros), financiar el 43% de la ejecución de las obras del proyecto constructivo (2,55 millones de euros, sin IVA) y asumir el coste de mantenimiento y conservación.

 

En conjunto, el proyecto fue adjudicado en octubre de 2019 por 4,97 millones, de los que el consistorio debía asumir 3,32 millones sin contar licencias, impuestos o mantenimiento de las instalaciones. Para este gasto, el Ayuntamiento confirmó en marzo de 2021 a Antifraude que no disponía de consignación presupuestaria suficiente.

Respecto a los terrenos para la nueva estación, AVAF concluye que 11 años después del protocolo de colaboración para este proyecto, "se desconoce cuál ha sido el instrumento de gestión urbanística" que ha tramitado el Ayuntamiento para la incorporación al dominio público el suelo necesario. Le requirió así el informe de los técnicos municipales, pero el consistorio no lo ha aportado.

Otra de las advertencias de Antifraude es que no constan informes técnicos, jurídicos o económicos por parte del Ayuntamiento que justifiquen los incrementos o variaciones introducidos en el convenio, así como que la Intervención municipal confirmó no haber recibido previamente el expediente para su fiscalización.

Según la resolución, tampoco se acreditó el informe que justificara las peticiones del alcalde para eliminar la referencia al suelo urbanizable no pormenorizado y para incluir una parcela en el proyecto. Se constató una diferencia de 116.790 euros entre el coste inicial de las expropiaciones (654.243 euros) y el final (771.033) sin estar motivada, junto a otras modificaciones "sustanciales" sin estar basadas en informes de técnicos.

Además, la investigación concluye que el convenio con Adif se firmó a finales de febrero de 2019, antes de finalizar el periodo de información pública y cuando el Ayuntamiento tenía en vigor el presupuesto prorrogado del ejercicio anterior. Entonces tampoco contaba con la firma del secretario municipal, una omisión que se mantiene en la adenda y la prórroga posterior.

En el plano político, Antifraude recoge que el expediente se sometió a debate sin el informe preceptivo de la Intervención municipal, algo de lo que alertó un grupo de la oposición. "El acuerdo plenario incurre en un vicio de nulidad de pleno derecho; no por el hecho de la ausencia de fiscalización previa exigible, sino por la ausencia del crédito suficiente para adquirir los compromisos de gastos", subraya.

Cinco meses después de la firma del convenio, el pleno municipal desestimó las alegaciones y lo aprobó definitivamente con el voto favorable de nueve de los 17 concejales, de nuevo sin informe de fiscalización. Posteriormente, en septiembre de 2019 se emitieron las notificaciones a las partes interesadas "incurriendo los plazos legales" para ello.

Desde el PP de Albal cuando se firmó el contrato con Adif ya se advirtió de que era precipitado y que no era beneficioso para las arcas del Ayuntamiento, sin embargo el gobierno de Ramón Marí no atendió a las explicbaciones que ahora le deja en evidencia la Agencia Antifraude.