| 30 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

San Isidro 24ª. Tarde de héroes, de casta y de toros

Todos los de luces, muy especialmente Gómez del Pilar, se comportaron como héroes sobre el ruedo de Las Ventas. Todos, porque delante tenían toros encastados que pedían el carnet de torero.

| Miguel Angel Moncholi Ocio

El ruedo de Las Ventas se plagó de héroes de luces en la vigésimo cuarta de San Isidro, porque allí se vieron toros que recordaban sus orígenes, que conservaban la señal de la casta heredada, que se medían y medían, que humillaban y metían la cabeza con el solo deseo de embestir, de coger, de defender su orgullo de toros.

Cómo me acordé de mi querida Angeles Moya, veterinaria enamorada del toro, que cada tarde de Las Ventas iba solo para verlos de salida. Salida de toros pregonados, orgullosos de sus ancestros, con las velas al viento, las capas variadas, el hocico por el suelo, por ese ruedo por el que regó con torería, entrega y mejor disposición con su sangre Gómez del Pilar, el más héreo de todos los héroes de la tarde.

Gómez del Pilar: "Hay tardes en las que se debe salir a morir"

No, que nadie se cofunda. Ser torero no es dejarse coger. Ser torero no es ir de mártir por la vida. Pero, ser torero es entregarla si es preciso, cuando es preciso. Y como él mismo dijo, hay tardes en las que se tiene que salir hasta morir si es preciso.

Gómez del Pilar cortó una oreja del tercero de José Escolar, encastado como sus hermanos, éste para bien, en bravo, al que recibió a portagayola. Un susto por el que no se arredró. Bien en la brega Angel Otero y en las banderillas "Candela". Y bien Noé que apostó fuerte ante la mirada desafiante del escolar.

Medía el toro, desarrolló sentido y Del Pilar no se amilanaba. Firme por el derecho, con mucho mérito le fue presentando la muleta, lo fue llevando toreado, incluso aperreado en algún momento, como no era para menos.

Se echó la pañosa a la izquierda, de frente, y fue sacando naturales largos. Recibió una voltereta. No pasa nada, ¡p'alante! y el toro, impotente ante tanta gallardía hizo un amago de rajarse. Tomó el diestro la espada y dejó una entera que propició uan muerte de bravo. Oreja merecida y ovación al toro. El sacrificio en su esplendor.

Llegó turo al sexto y Gómez del Pilar se fue de nuevo a portagayola. El torero estaba loco para algunos. El torero hizo lo que tenía que hacer para quien les narra. Apostar. Apostar por el triunfo sin ápices de duda. No hubo suerte y resultó prendido, herido y llevado a la enfermería. Cornada de torero de quien tiene ambición, de quien quiso dar un puñetazo en la Puerta Grande. No se le abrió, sino que la que se abrió fue la de la enfermería. Apostó como solo saben hacer los toreros .¡Gómez del Pilar, Torero!

Octavio Chacón se pegó un arrmón con el primero, parado, que se quedaba corto. Dio la cara y se le agradece. Como lo intentó con el cuarto, un toro encastado, que llevaba peligro sordo en sus dos guadañas. Aseado, lo despachó de una entera.

El sexto, que lidió por Gómez del Pilar y al que le brindó el toro mientras era intervenido en la misma enfermería de la plaza, dio la cara ante las dificultades que presentaba el escolar.

Y Alberto Lamelas dio también la cara. No seré yo quien ponga un solo defecto a quienes se comportaron como héroes sobre el ruedo de la calle de Alcalá. No apostó lo que debía en el segundo, es posible. Desde el tendido se ve muy fácil. La voluntad del jienense se puso de manifiesto al cruzarse e intentarlo por los dos pitones.

Con el quinto, un toro que desarrolló sentido, que no era tonto, que era de cara o cruz, Alberto no lo pasó bien. La muleta atrás provocaba que se descubriera y le lanzara viajes el de Escolar. La mano a media altura, no abajo como decía el maestro Rafael Ortega, alargó la suerte suprema.

Tarde de héroes, matadores, picadores y banderilleros. Todos dieron la cara, en la media de las posibilidades, conocimiento y valor de cada uno, es cierto, pero ante toros como los de Escolar, bellos y encastados, el valor no se mide ni por kilos, ni por metros. Se tiene o no se tiene. Y si unos dejaron clara la casta, -los toros-, los de luces pusieron alto el listón del valor y la torería.

Esta es la verdadera Fiesta de los Toros.

Reseña:

Toros de José Escilar, bien presentados y encastados. Con posibilidades quinto y sento. En menor medida tercero.

Octavio Chacón: Silencio, Silencio y Silencio.

Alberto Lamelas: Ovación con Saludos y Silencio.

Gómez del Pilar: Oreja (herido

Parte médico:

El diestro Noé Gómez del Pilar. Herida por asta de toro en región glútea izquierda con una trayectoria  de 20 cm. hacia delante y hacia abajo, que provoca destrozos en músculos glúteo mayor e isquiotibiales y bordea la cara interna del fémur, contusionando el nervio ciático y la arteria femoral. Herida inciso contusa en región occipital. Es intervenido en la enfermería de la plaza bajo anestesia general y trasladado al Hospital Fraternidad - Muprespa Habana. Pronóstico grave que le impide continuar la lidia. Fdo. Dr. García Leirado. 

Cuadrillas:

Si bien todos estuvieron a la altura de la corrida, destacaron en varas: Santiago Pérez y Antonio Prieto; en la brega: Angel Otero y en banderillas: Aponte "Candelas" y Angel Otero

 

Cartel de hoy:

San Isidro 25ª. Corrida de la Beneficencia.

Torosa de Alcurrucén para Morante de la Puebla, El Juli (por Emilio de Justo) y Ginés Marín