| 07 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Parque Nacional del Monfragüe.
Parque Nacional del Monfragüe.

Las sombras del Parque Nacional de Monfragüe

El parque sigue su ritmo habitual, indiferente a todo, inmerso en pleno otoño. El tajo sigue discurriendo a su ritmo mientras la naturaleza se amolda al paso de las estaciones.

| Eloísa Sánchez Bolínaga Ocio

El Parque Nacional de Monfragüe es uno de los 'pulmones verdes' de Extremadura, del país, una de las referencias ecológicas. ¿A quién no le viene a la cabeza el vuelo de un buitre al escuchar su referencia? Los diferentes gobiernos nacionales se han afanado por dotar al entorno de un armazón legislativo necesario para garantizar su subsistencia

Pero, claro, eso no quiere decir que sea una burbuja inmune a todo lo que sucede en su perímetro. Año tras año, como ocurre, por ejemplo, en Madrid en las presas de un Manzanares canalizado, el ritmo biológico del río crea una capa de algas favorecida por la climatología y la tranquilidad de las aguas. Se trata de un fenómeno llamativo a la vista y desagradable al olfato.

Este proceso efímero, desaparece en un visto y no visto. Es tan espectacular como inocuo, tal y como atestigua la ausencia de denuncias del Seprona. De hecho, el curso está vigilado tanto por la Confederación Hidrográfica del Tajo como por la propia Junta de Extremadura que no han abierto expediente alguno ni han dado cuenta de ningún fenómeno lesivo por el que haya que alarmarse. Es algo que repite año tras año y que el propio río se encarga de darle curso.

Este año volvió a ocurrir y de la misma manera desapareció pero, en esta ocasión, el proceso se ha visto acompañado de ruido de fondo. Hace un par de semanas se creó una organización, la Asociación de Amigos de Monfragüe, que han hecho de esta cuestión su bandera.

Las aguas del Tajo han seguido viniendo con alta carga de nutrientes, derivados de la agricultura intensiva y de restos que vienen de Madrid y Toledo. Nada excepcional. Al frente de esta organización, que ha convocado una manifestación para este domingo, está Francisco Castañares. Se trata de un empresario relacionado con el aprovechamiento de las zonas forestales (caza, residuos arbóreos...) y conocido en Extremadura.

La trayectoria de Castañares hace, cuanto menos, poner en cuestión los fines últimos que persigue. Ya en 2003 encabezó la Asociación de Empresas Forestales y desde entonces ha desarrollado negocios siempre en torno al Partido Socialista, del que fue ex director general de Medio Ambiente en Extremadura, y con UGT.

Por ejemplo, en 2005 crea la empresa Himalaya Servicios Abientales SL, de la que era presidente y administrador único, y que asumió la gestión de las basuras de Parla. El alcalde, entonces, era el histórico Tomás Gómez quien llegaría a ser secretario general del Partido Socialista de Madrid. Castañares dejó huella en la localidad y no precisamente por el buen servicio y trato a los empleados. El propio Ayuntamiento le reconvino en diferentes ocasiones y los trabajadores lo denunciaron por la precariedad laboral y los impagos.

En lo referido al Medio Ambiente, es bien conocida su afición a la caza, tanto profesional como personal. La actual normativa de protección del Parque Nacional de Monfragüe impide la caza, pone trabas para su aprovechamiento en y antepone la protección.

El paso de ser Parque Natural a Parque Nacional de Monfragüe significa que tiene la protección máxima y, por lo tanto, la alta vigilancia. Su incorporación a la red nacional dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica prohíbe la caza, como en el resto de parques nacionales.

Extrañamente, el promotor de la manifestación del domingo aseguraba en una entrevista en El País que "no cedería" ante la prohibición de la caza o sus impuestos y que lucharía por mantenerla y proteger a los cotos. Esta afirmación y su posicionamiento contrasta con los principios ecológicos que dice defender.

Entretanto, el parque sigue su ritmo habitual, indiferente a todo, inmerso en pleno otoño. El tajo sigue discurriendo a su ritmo mientras la naturaleza se amolda al paso de las estaciones.