| 04 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Curo Díaz gustándose con la diestra
Curo Díaz gustándose con la diestra

San Isidro 8ª. Ginés Marín, lección de torería

Feria de San Isidro. Ginés Marín, herido por el tercero de la tarde, da una lección de torería al mantenerse en el ruedo e ir a la enfermería tras concluir la faena por su propio pie.

| Miguel Angel Moncholi Ocio

La feria taurina de San Isidro rinde homenaje y recuerdo al patrón de Madrid. Una fecha que tiene un especial significado en la sociedad madrileña y concretamente en su plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo, sita en la no menos madrileña calle de Alcalá.

Allí tuvo lugar la corrida principal con los toros de El Parralejo, desiguales de juego y hechuras. Mansotes y manejables. Escalera no solo por el peso (entre 505 y 580 kilos) sino también por su trapío, algunos sin rematar, con la cara fea y la cuerna recién peiná.

Toros con opciones, no todos aprovechados

Algo más debió de hacer Curro Díaz en el primero, cuya ovación saludos debió ser de oreja, la misma que llevaba el titular. La falta de continuidad, de transmisión, contagiada el uno del otro, dio paso a una faena al sobrero segundo de José Vázquez, con el que Alvaro Lorenzo lo intentó sin más.

En el tercero, complicado, que se defendía, con la cara suelta y sin clase, Ginés Marín lo intentó de principio a fin. La voltereta que le supuso una cornada grave con dos trayectorias, no fue impedimento para mantenerse en el ruedo. Ni un aspaviento, ni una queja, ni un corbatín, nada, y el extremeño continuó su vano intento para quienes no quisieran ver que en ese mismo momento Marín estaba dando una auténtica lección de torería.

Marín se mantuvo en el ruedo

No, no se trata de valorar a quien se queda herido en el ruedo porque sí, sino porque su esfuerzo supone uno de los valores que mejor definen a los toreros: el sacrificio y la entrega de principio a fin.

Curro Díaz cortó una oreja del sexto, toro que lidió por Ginés Marín que en esos momentos estaba siendo intervenido en la enfermería de la plaza. Un toro al que entendió y con el que protagonizó bellos pasajes cargados de gusto y composición. Oreja protestada por quienes saben que puede dar más, que le faltó continuidad y cuya nobleza mereció otra rotundidad.

La otra oreja del festejo fue a parar a las manos de Alvaro Lorenzo, quien en justicia por los méritos de su primera tarde sustituía a Emilio de Justo. Premio igualmente protestado por quienes supieron ver las bondades de un quinto que transmitía al repetir en su muleta. Falto de colocación por momentos, realizó una faena a la que algo al hilo, le faltó ligazón por ese ganar la acción con el paso adelante, necesario en este caso.

Tarde la del Santo Patrón en la que hubo orejas, toreo y un torero que dio una lección de pundonor y torería, llamado Ginés Marín.

Reseña

Toros de El Parralejo y uno de José Vázquez lidiado como sobrero en segundo lugar. Noble el primero, manso y dscastado el cinqueño segundo, mansito y con peligro el tercero, complicado  el cuarto, exigente y con transmisión el quinto y sexto con calidad que se acabó pronto.

Curro Díaz. Ovación con Saludos, Silencio y Oreja

Ginés Marín. Ovación con saludos en el único que estoqueó por resultar herido.

Alvaro Lorenzo. Silencio y Oreja

 

Parte médico

"Herida por asta de toro en 1/3 medio de muslo derecho, con orificio de entrada por cara anterior y con dos trayectorias: una ascendente de 25 cm. que alcanza anillo inguinal y contusiona arteria femoral, y otra transversal de 20 cm. que lesiona el recto anterior y presenta orificio de salida en cara lateral del muslo. Es intervenido quirúrgicamente bajo anestesia general y trasladado al Hospital La Fraternidad Muprespa Habana. Pronóstico grave”.

 

Cuadrillas:

Destacaron en varas: Juan Francisco Romero; en la brega: Andrés Revuelta; y en banderillas: Curro Javier y Lipi.

 

Cartel de hoy: