| 15 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

La verdadera historia de Elisenda Alamany, el coco de Ada Colau

La izquierda catalana, casi toda soberanista de manera clara o con subterfugios, anda a palos y ya nadie se libra. La última dimisión tiene su miga. Y es ésta.

| El Topo Opinión

 

 

 

La dimisión de Elisenda Alemany como portavoz en el Parlament de En Comú Podem, ese saco de Pablo Iglesias y Ada Colau con pinta de camarote de los hermanos Marx, es cualquier cosa menos casual y demuestra hasta qué punto la izquierda catalana, muy independentista o mediopensionista, acaba siempre a bofetadas.

El fichaje de la guapa filóloga fue, ante todo, la prueba de que Ada Colau no quiere pasar por separatista cuando viaja a Madrid pero quiere parecerlo bastante cuando se queda en Barcelona: su ya exportavoz parlamentaria ha sido toda su vida, según le cuentan a El Topo, más soberanista que el propio Puigdemont.

La bronca en la izquierda catalana, casi toda soberanista, es de época y ya toca hasta a Ada Colau

Que se licenciara en Filología Catalana o que prestara sus servicios educativos a Òmnium Cultural, cuna del separatismo bien cuidada siempre por la Generalitat, ya debían haber sido pruebas suficientes para que si de verdad Colau no quería jugar a la secesión, no fichara a una secesionista inquebrantable que ya tiene un plan: disputarle el liderazgo de En Comú a Colau cuando las circunstancias, siempre electorales, lo permitan.

 

Eran otros tiempos: Iglesias, Doménench y Colau, de cuchipandi

 

Ése es el plan de Alamany, anticapitalista y separatista a la vez: cargarse a la lideresa, desde dentro o desde fuera, con sus siglas o con otras, y pelear por una confluencia con ERC e incluso la CUP. Lo curioso es que a Colau se le van por los extremos: Domènech por el lado más moderado, Alamany por el más separatista. Y en el radar de ésta, los Albano Dante Fachín, Bea Talegón y compañía nadando en las aguas agitadas del nacionalprogresismo para ver por dónde sale el sol.

 

Y cuentan las malas lenguas que todo este espectáculo provoca un hondo placer, pero bien disimulado, en Pablo Iglesias: cuanto menos mande Colau, más opciones tiene Podemos de no sucumbir al magma de siglas. Aunque alguien debe decirle que, tal vez, pueda irle mal a los dos.