| 23 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Lequio acudiendo al hospital donde nació Ginevra
Lequio acudiendo al hospital donde nació Ginevra

Alessandro Lequio y María Palacios, o la realidad de una exclusiva estratégica

La entrevista que Alessandro y María concedieron para presentar a su hija tenía más de una intención. Además del jugoso caché cobrado, pretendían espantar y desmentir a ciertas mosconas.

| Mar Yuste Opinión

Alessandro Lequio y María Palacios se estrenaron hace pocos días como padres; al menos María. Con la llegada de Ginevra Ena han visto cumplido su sueño de tener un bebé juntos. Algo que llevaban mucho tiempo buscando en sus muchos años ya de matrimonio y que por fin han logrado.

La hermanita de Clemente y de Alex ha venido a colmar la felicidad que, según María, todavía une a este matrimonio y que les hace todavía más fuertes e inquebrantables 

Pero eso no quita que aprovechen que el Pisuerga pasa por Valladolid para cobrar la exclusiva, enseñar lo guapa que es la pequeña Ginevra y algún movimiento estratégico más.

Y si no qué nos expliquen por qué no han dudado en utilizar esta entrevista para intentar acallar especulaciones y rumores. Y, sobre todo, para querer desmentir, cual publicidad subliminal, a ciertas mujeres que se dedican a recorrer los platós de televisión hablando de sus supuestas aventuras sexuales con Alessandro Lequio.

Léase, claro está, el más que comentado y conocido escarceo sexual que Olvido Hormigos enarbola de programa en programa y que parece el pendón (de bandera, no piensen mal) de la libertad sexual femenina. Porque, después de hablar de Silvia Fominaya y Miriam Sánchez, nada se ha sabido de ellas.

Doble juego

Como ya publicamos en este periódico, la exclusiva de María Palacios y Alessandro Lequio podría haber rondado la cifra astronómica de 60.000 euros. Nada desdeñable. Y lo cierto es que Olvido Hormigos les habrá traído muchos quebraderos de cabeza y algún que otro roce –amén de amargarle a María las últimas semanas de embarazo-, pero sin la polémica generada por Hormigos, los Lequio Palacio no habrían cobrado una cifra tan astronómica por su posado con GInevra.

Amén de conocer a la pequeña, el morbo de esa entrevista residía en las primeras declaraciones serias y pensadas de María Palacios sobre el tema y, sobre todo, ver cómo mostraban que seguían siendo un matrimonio unido. Además de enseñar otras cosas.

El morbo de esa entrevista residía en las primeras declaraciones serias y pensadas de María Palacios

Y es que, según hemos oído comentar durante estos días, el posado Lequio Palacios y las diversas instantáneas mostradas en Hola han servido también para enseñar una casa que ha sido objeto de un intenso análisis desde que saltó el supuesto affaire con la de Yébenes.

Recordemos que Olvido dio numerosos detalles sobre la casa de Alessandro, en la que supuestamente mantenían sus escarceos. Por eso, qué mejor oportunidad que la que brinda Hola para enseñar que lo contado por Hormigos no es cierto. Que los muebles no están donde ella decía y las cosas no son tal cómo se cuentan.

Ahí el quid de la cuestión, que se ve mucha más casa de la que suele salir en los posados de retoños. Sólo hace falta compararla con el anterior de Carlos Baute, Astrid Klisans y el pequeño Markuss, donde las fotos están centradas en los protagonistas.

Ahora, también hay quién dice que todo se puede manipular y eso intentaría desmontar Olvido contando las diferencias que hay de la decoración de ahora, con la que ella asegura que conoció.