| 26 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Energía eléctrica
Energía eléctrica

Jorge y Natalia Fabra: nepotismo al servicio del lobby de empresas gasísticas

La hija de Jorge Fabra, Natalia, es asesora de la ministra Nadia Calviño y de un foro de otra, Teresa Ribera además de ser consejera de Enegás.

| Eloísa Sánchez Opinión

La hija, Natalia Fabra, es consejera de Enagás al tiempo que forma parte del Consejo Asesor de Asuntos Económicos para la Vicepresidenta Nadia Calviño y del Foro para la transición energética de Teresa Ribera.

El padre, Jorge Fabra, expresidente de Red Eléctrica, hundido en el descrédito entre los economistas, sale en defensa del lobby gasístico y petrolero.

Jorge Fabra es uno de esos nombres que todavía resuena, no sin zumbido de fondo, dentro del sector eléctrico, y en muchos casos, con más sombras que luces: nepotismo, enchufismo e inconsistencia académica. "Es un loco contra el mercado; toda su obsesión es proteger a las empresas gasísticas contaminantes, donde le dieron a cambio un puesto a su hija, contra las hidroeléctricas limpias. De eso vive", nos reconocen en el Colegio de Economistas.

 

Ha ostentado varios cargos en empresas y organismos públicos, entre ellos el de consejero de Endesa, presidente de Red Eléctrica (REE) entre 1988 y 1997; consejero del Consejo de Seguridad Nuclear en 2017. Todos contaminantes de una u otra forma.

El caso es que Jorge Fabra siempre ha estado ligado al PSOE y al lobby petrolero-gasístico. De ahí sus cargos. Ha liderado los movimientos en la izquierda del PSOE y próximos a Podemos en contra de la economía de mercado.

Es un tipo que niega el sistema marginalista

Dentro de sus mayores intereses ha estado siempre la crítica a la hidroeléctrica, aunque no tuvo los mismos problemas con la solar ya que cuando era consejero, miembros de su círculo cercano trabajaban para Abengoa desde dentro y desde fuera. Durante esta época estalló la burbuja de las termosolares, que costaron muchísimo a la tarifa general, y de las que el 30 - 40% eran de Abengoa. Él fue uno de los responsables.

Lo más obsceno de Jorge Fabra, para sus compañeros economistas, es que “es un tipo que niega el sistema marginalista aplicado por todos los gobiernos europeos como si no existieran costes fijos. La gente que no sabe economía pica enseguida. Tiene errores de principiante”.

Natalia Fabra: no al agua, pero sí al gas

Este fanatismo y critica al mercado, y a la explotación libre de la hidráulica, ha sido "heredado" por su hija Natalia Fabra, que lleva toda su vida sacando papers en contra del mercado con argumentos que no ha conseguido que fructifiquen por su falta de rigor, tal y como le ha ocurrido a su padre.

Natalia Fabra es Consejera de Enagás, sorpresa, asesora de Calviño en el Consejo Asesor de Asuntos Económicos, y miembro del Foro para la Transición Energética Justa e Inclusiva en el Ministerio para la Transición Ecológica de Teresa Ribera. No es que sea una puerta giratoria, es que vive en ella.

Además, el nombre de Natalia Fabra fue uno de los que sonaron para sustituir a Jordi Sevilla al frente de Red Eléctrica en 2020, cargo que finalmente Sánchez dio a Beatriz Corredor.

 

Resulta cuanto menos curioso que quien dice estar en contra de energías limpias y renovables, esté de la mano de las empresas gasísticas sobre las que está recayendo uno de los principales problemas de la factura energética y del alza de precios, a los que se suman problemas geopolíticos y de abastecimiento que irán aumentando en las próximas semanas.

El interés por desterrar algunas energías nacionales, en pro de otras importadas y contaminantes del extranjero, pueden tener su razón de ser en algunos de estos curioso lazos familiares que llegan incluso hasta dos Vicepresidencias distintas del Gobierno de España.

Las puertas giratorias

Estos últimos meses Jorge Fabra ha escrito y atendido a los medios de comunicación nacionales exhibiendo el problema de las puertas giratorias en la política, y aunque él no tiene problema en mostrar su contradicción entre sus distintos cargos, nunca ha citado sus casos familiares más directos.

Al igual que en el caso del fraude del lino en el campo se habló más de un linaje de familias beneficiadas, en el caso de algunos clanes socialistas dedicados al mundo energético y a la regulación administrativa de las mismas, podría hablarse también de algunos linajes concretos.

Este invierno, a medida que las temperaturas bajen y las reuniones familiares se acerquen, seguro que serán muchos los periodistas que preguntarán a la familia Fabra si han usado energías limpias o gas para calentar sus salones en los que seguro no faltará una buena discusión sobre sus próximos destinos en unas puertas siempre girando. De jóvenes, aprovecharon su tiempo para hacer dinero. Ahora dan clases de ética.