26 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Podemos huele sangre con Sánchez : Pablo Iglesias ha vuelto

Podemos usará con el presidente un puño de hierro en guante de seda: no le interesa que le vaya mal, pero tampoco demasiado bien. Y tiene una hoja de ruta para lograrlo que ya ha empezado.

| El Topo Opinión

 

 

No es casualidad que Podemos haya elegido un tema para volver de las vacaciones de esos que tocan la fibre sensible a la opinión pública y, a la vez, dañan la moral del Gobierno y de su presidente, ya más tocada que la guitarra de Keith Richards: la difusión íntegra de la lista de amnistiados fiscales de Cristóbal Montoro que Pedro Sánchez se niega ahora a hacer pública tras anunciar en incontables ocasiones que iba a hacerlo si algún dia llegara a La Moncloa.

 

Parecía un tema superado, no sin polémica, pero ha rebrotado como los melocotones en septiembre con una Proposición No de Ley del partido de Iglesias que Sánchez no se esperaba y le ha dolido especialmente. Porque haga lo que haga ahora, o parecerá que tapa lo que antes quería destapar o, si no es así, el tanto se lo anotará el partido morado.

Largas 'vacaciones'

La iniciativa no es casual y responde a una estrategia perfectamente definida, según le cuentan a este Topo fuentes muy al corriente de todo lo que se cuece en Podemos. Desaparecida la pareja real durante meses por la paternidad, el verano y la mudanza a la Sierra; ha llegado el momento de romper ese sopor y de marcar territorio propio.

 

 

Y para ello están dos cosas muy claras: la primera, volver a sacar a Iglesias hasta en la sopa, así que será muy frecuente volver a verle en los platós de televisión donde un día hizo fama para instalarse en ella. Y la segunda, marcar distancias con Sánchez sin romper la cuerda; simular concordia y, al mismo tiempo, controlar que los beneficios de esa estabilidad no alimenten a un rival cuyo éxito siempre irá en detrimento de los resultados de Podemos.

La hoja de ruta

La lista de amnistiados es la guinda de un pastel podemita que incluirá -ya incluye- varias propuestas más destinadas a demostrar que se es más de izquierdas que Sánchez: elevar el Salario Mínimo Interprofesional, subir el techo de gasto en los ayuntamientos o recuperar una especie de renta básica universal tolerable están en esa hoja de ruta.

En la que también se guarda Podemos otra baza: Cataluña. Le cuentan a este Topo que, en las próximas semanas, la apuesta por el referéndum pactado volverá a ocupar el eje del discurso territorial de Podemos, aun a sabiendas de que esa posibilidad no existe sin una reforma constitucional previa que, no nos engañemos, se antoja inviable. Pero les da igual: el titular queda hecho y tiene por objeto estrangular también -un poco- a Sánchez en este espinoso tema.