| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Anna, Olivia y una de los recordatorios más entrañables
Anna, Olivia y una de los recordatorios más entrañables

España llora por Anna, Olivia y su madre y estalla con el monstruo Tomás Gimeno

Conmoción nacional por el terrible drama de Anna, Olivia y su madre Beatriz: el estallido en las redes adelanta un funeral masivo lleno de dolor y rabia.

| Mr. Meme Opinión

El vídeo de Anna y Olivia con el que llora todo el mundo from ESdiarioTV on Vimeo.

Toda España llora hoy y se indigna tras el trágico, insoportable, doloroso e inabarcable drama de Anna y Olivia, asesinadas vilmente por su propio padre, Tomás Gimeno, el monstruo que acabó con las vidas que debía proteger como nadie.

El hallazgo del cuerpo de la mayor, escondido en una bolsa atada a un ancla a mil metros de profundidad en el mar de Tenerife, ha provocado una indescriptible conmoción nacional: se da por hecho que su hermanita corrió la misma suerte, a la espera de encontrar su pequeño cuerpo que lo confirme. Y de su padre, si se puede llamar padre a una bestia así, se cree que también ha muerto, Aunque eso no le importe a nadie.

 

Mientras se confirman los datos, tras una épica búsqueda de la Guardia Civil que exhibe una vez más la mejor cara de España, siempre dispuesta a agotar todos sus recursos para salvar a los suyos allá donde estén; llega el momento del luto, de la indignación y de la perplejidad.

Y miles de mensajes en las redes sociales lo exhiben en un funeral nacional anticipado con todos los sentimientos a flor de piel. Quién si no el padre de Diana Quer lo ha resumido con más conocimiento que nadie:

 

 

Los nombres de Diana, de Julen, de Gabriel y de todos aquellos alojados en el mismo epígrafe cruel e inhumano de Anna, de Olivia, de su madre Beatriz; han irrumpido en la crónica, en un recordatorio de que el mal existe y de que actúa periódicamente, sea con la identidad de "El Chicle", de Ana Julia Quezada o de Tomás Gimeno, cuya crueldad no tiene límites: 

 

 

Y luego, mientras se aclaran todos los detalles, viene la segunda parte, la politización del asunto. Será mejor dejarlo para más adelante, por respeto esencial a las víctimas y a las familias, pero un solo mensaje resume la deriva que puede tomar un asunto en el que nunca debería haber bandos ni aprovechamientos ideológicos: