| 05 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

Iglesias no se corta y pontifica contra Herrera y Vallés para recaudar dinero

El exvicepresidente anda muy metido en el papel de tertuliano y analista político y últimamente todos sus discursos tienen el mismo objetivo, la prensa crítica.

| Mr. Meme Opinión

Pablo Iglesias está últimamente muy preocupado por los medios de comunicación. Desde que ha dejado el despacho de la vicepresidencia y lo ha cambiado por las emisoras de radio y los podcast está especialmente beligerante. No existe día que no hable de la verdad, de los medios, de la construcción del relato, de la desinformación... tanto que se está convirtiendo en un verdadero experto en la materia.

No es que el asunto sea nuevo, de hecho, Podemos siempre se ha caracterizado precisamente por eso, por señalar al mensajero, llámese Ana Rosa Quintana, Vicente Vallés o Carlos Herrera. Y es que cuando a los morados no les gusta lo que escuchan, lo tienen fácil, van al cuello.

 Desprestigiar al periodista crítico es su especialidad y, en menos de 24 horas, Iglesias ha disparado en dos direcciones, hacia la COPE y hacia Atresmedia. Herrera y Vallés han sido sus objetivos, -nada nuevo bajo el sol, por otra parte- pero como siempre el exvicepresidente no ha dejado pasar la ocasión de darse publicidad y azuzar a los tuiteros más afines contra ellos.

Primero fue un error de Atresmedia a la hora de informar sobre la encuesta del CIS acerca de las elecciones de Castilla y León, lo que provocó la ira podemita. El grupo se 'olvidó' de incluir los datos de la formación morada, que por otra parte, ya se conocían desde primera hora de la mañana, ya que por otro "error", el propio Iglesias se encargó de filtrarlos, pero ya estaba el lío montado.

Los morados cargaban contra ellos y señalaban directamente a Vicente Vallés. En concreto, Pablo Echenique aseguraba que "el telediario de AtresMedia ha ‘olvidado’ a Unidas Podemos en los datos del CIS. Han dicho que fue un ‘error’. El tema es que la probabilidad de cometer el mismo ‘error’ tantas veces es como tirar el Scrabble al aire y las letras te escriban la presentación de Vicente Vallés".

 

Con las mismas, Iglesias entraba en acción recurriendo al mensaje difundido por Julián Macías Tovar, uno de esos tuiteros, que se han convertido en referencia para los morados por sus análisis de las redes, al que cargado de ironía, describía como "bolivariano y comunista". 

"Señalando al pobre Vicente Vallés y a periodistas y empresas de comunicación que solo hacen honradamente su trabajo de informar imparcialmente. Dejad ya de quejaros por todo, rojos de mierda", decía Iglesias.

 

Y es que Pablo Iglesias ha pasado de ser vicepresidente del Gobierno a periodista ejemplo de objetividad. Una persona que fue líder de un partido de extrema izquierda, que defiende el papel de Otegi como "hombre de paz", que predicó a los cuatro vientos que no saldría de Vallecas para después vivir en un "chaletazo" y que habló de la periodista Mariló Montero con intención de "azotarla", se permite el lujo de repartir carnets de periodismo. 

Iglesias, solo horas antes, ya había compartido otro mensaje desde el púlpito que lo proporciona Jaume Roures en Público, esta vez dirigido a Carlos Herrera. Decía que a "Carlos Herrera no le gusta que financies La Base y me llama mamarracho y cantamañanas. Pero los obispos pasan el cepillo para financiar con dinero público la COPE y 13TV. No te enfades Carlos. Aquí te respondemos con cariño".

"Algún día la ciencia determinará en qué escala hay que medir la dureza del material con el que está hecha la cara de Carlos Herrera que es capaz de hablar de chiringuitos desde su programa con dinero público", continuaba el exvicepresidente , a lo que añadía que "si os gusta ver a Carlos Herrera como la niña del exorcista echando espuma por la boca, financia La Base".