| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Teresa Tanco, junto a su pareja
Teresa Tanco, junto a su pareja

La amarga queja viral de la víctima sexual del marido de Mónica Oltra

Teresa Tanco, agredida sexualmente por el ex de la política valenciana, denuncia ahora que está a punto de perder a sus hijos, y su lamento corre como la pólvora.

| Mr. Meme Opinión

Se llama Teresa Tanco y, aunque su nombre no es muy conocido, su historia es terriblemente célebre: es la mujer que, siendo menor, fue víctima durante dos años de las agresiones sexuales del marido de Mónica Oltra, finalmente dimitida entre las sospechas de haber hecho lo posible por tapar el caso.

Su terrible biografía debería ser suficiente para contar con el apoyo de todos, empezando por el de la Generalitat valenciana, pero el coste político que tuvo todo para Oltra ha actuado en el sentido contrario: nadie, entre los círculos que santificaron el "Hermana, yo sí te creo", ha salido nunca en su defensa, pese a que los hechos sufridos han sido dado por probados en sentencias judicial inapelables.

 

Pues bien, lejos de terminar su calvario y comenzar la restitución, la vida sigue sin sonreírle a Teresa, ya mayor de edad y madre, a tenor de la dramática denuncia viral que ella misma ha hecho al respecto de su negro futuro:

 

 

 

Su desesperado llamamiento obedece a la posibilidad de que, si no consigue mantener a sus hijos, los Servicios Sociales que no la protegieron a ella procedan a retirarle la custodia, algo insólito en un país que se supone ayuda a quien lo necesita y no le quita lo poco que tiene. Pero eso es lo que puede pasar, al menos a tenor de lo que cuentan periodistas muy cercanos al Gobierno valenciano:

 

 

 

No es de extrañar que, con ese panorama encima, la afectada reclame ayuda y vea manos negras detrás, señalando a la propia Mónica Oltra con instigadora de los ataques que ha recibido donde, en principio, debería haber disfrutado de apoyo y solidaridad. Queda así su trágico lamento, que ojalá no sea la antesala de una nueva pérdida. De momento, al menos el auxilio y la ayuda viral sí la ha recibido, pese la extraña supresión de su cuenta en Twitter: