| 08 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Elisa Beni, en La Sexta Noche
Elisa Beni, en La Sexta Noche

Por qué todos critican a Elisa Beni tras esta frase del asesinato de Lardero

La célebre tertuliana se hace viral por una reflexión sobre el brutal asesinato del niño Álex en Lardero que no gustó a nadie.

| Mr. Meme Opinión

Que un tema tan terrible, cruel, despiadado e injusto como el asesinato del niño Álex en Lardero puede estimular los más feroces comentarios, es inevitable. Y que intentar ampliar el foco para fijarse en el criminal, Javier Almeida, es arriesgado, también.

Y eso le pasó a Elisa Beni en La Sexta Noche, adonde fue a debatir sobre el caso que tiene encogido el corazón a toda España. La conocida tertuliana se ha hecho TT del fin de semana por una reflexión vertida en un tono reflexivo, sin la agitación habitual que la ha hecho amada y odiada a partes iguales según la inclinación política del español.

 

Todo por una frase, precedida de una confesión muy personal al respecto de sus raíces familiares, precisamente ubicadas en el pueblo riojano donde ocurrieron los horrendos hechos: "También es un ser humano", dijo en referencia al asesino reincidente, sobre el que pesa un largo historial delictivo que ha hecho a tantos preguntarse por cómo estaba en la calle alguien así.

Aunque Beni en ningún momento defendió al repugnante personaje ni, por supuesto, restó dramatismo a los hechos, el añadido que hizo sobre el mismo no sentó nada bien en las redes, hasta el punto de hacer tendencia de la periodista, abucheada incluso por compañeros de profesión como Miquel Giménez, habitual de Trece y la Cope:

 

 

La polémica estalló en televisión, aunque ya venía calentada por un tuit críptico de la propia Beni el día de los hechos: no es fácil traducir su intención, pero algunos vieron un cierto reproche incluso a quienes perdieran de vista al pobre niño, facilitando que Almeida lo capturara. Si era otra la lectura del mensaje, haría bien la autora en aclararlo para quitarse problemas de encima que, probablemente, no sean del todo justos:

 

 

Dejémoslo estar, sin dar por hecho que alguien, y desde luego ahí cabe incluir a la propia Beni, siente la más mínima empatía por ese bárbaro despiadado. Pero a veces es más recomendable, por ahorrarse disgustos, no ir más allá de lo evidente: de humano, Almeida no tiene nada.