21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez.
Sánchez.

Tu nueva vida

Mucho se habla sobre los indultos y muy poco sobre la cada vez más notoria costumbre del Gobierno de regalarnos algo mucho más importante que los indultos: una nueva vida.

| Liusivaya Opinión

Estamos a 31 de mayo y los indultos siguen ocupando la gran parte de la escálela mediática del país: unos quieren que se concedan, otros deciden manifestarse en contra de ello en Colón, repitiendo con ello la famosa imagen de unidad frente a los que no siembran más que división.

Unos los quieren para lo antes posible, léase los alcaldes del PSOE que quieren acabar cuanto antes con la polémica para que no termine salpicándoles en las próximas municipales, otros los quieren y no los quieren a la vez o lo que es lo mismo saldrán de la cárcel si se conceden, pero en la famosa mesa de diálogo que ya está preparando el Gobierno han intentado con el apoyo de Unidas Podemos, afortunadamente sin éxito, colocar en el orden del día el tema de la amnistía.

Mucho se habla sobre los indultos y muy poco sobre la cada vez más notoria costumbre del Gobierno de regalarnos algo mucho más importante que los indultos: una nueva vida. Limpia, reluciente, pero a todas luces algo falta de libertades.

Ya escuchamos el Plan 2050: menos viajes en avión, lo cual podría pasar por una gran iniciativa verde si su principal promotor no movilizara la aviación española al completo cada vez que se va de pesca; a ver qué pasa con el consumo de carne, lo cual igual generaba menos rechazo si el que propone reducirlo no se gastara ingentes cantidades de dinero público en su jamón 5J y otras perlas del estilo de "tú vete metiendo en la jaula que ya te enseñaré yo cómo no morirte del asco en ella".

Y mientras transitamos hacia un futuro sin aviones ni chuletones ya tenemos iniciativas verdes que están a nada y menos de hacerse realidad: nos suben el precio de la luz a determinadas horas para que aprendamos a utilizarla "correctamente".

No es casualidad que cuando mayor precio tendrá la luz a partir de este 1 de junio será de 18:00 a 22:00 que es cuando más demanda hay porque es cuando todos llegamos de trabajar y tenemos la mala costumbre de preparar la cena, poner la lavadora y hasta el lavavajillas ni tampoco lo es que ésta alcance su menor precio de 00:00 a 07:00 que es cuando tenemos la desfachatez de dormir.

Esa es nuestra nueva vida. Sobre todo la disfrutarán, supongo, todas aquellas mujeres de familias humildes que aún a día de hoy se ocupan de prácticamente la totalidad de las tareas del hogar.

Porque mientras la ministra de Igualdad sujeta pancartas las hay que aún a día de hoy siguen sujetando primero la cazuela para dar de comer a una familia de 4 y después el trapo y la escoba para dejarlo todo como estaba para volver a empezar al día siguiente.

A esas planchar de madrugada les solucionará la vida. Y si no lo hace que no se preocupen demasiado porque el Gobierno de la gente siempre podrá inventarles una nueva: sin libertad ni derecho a quejarse.