| 17 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Isabel Rodríguez (Antena 3)
Isabel Rodríguez (Antena 3)

Sánchez convierte a Macron en socialista para ahorrarse un disgusto

La portavoz del Gobierno ha evitado hablar del batacazo socialista en Francia y se escuda en Macron como nuevo “amigo” de Sánchez y del “socialismo europeo”

| Mr. Meme Opinión

Este domingo, el socialismo ha vivido una jornada negra, no solo en Francia, sino también en el resto de Europa. La primera vuelta de las elecciones francesas ha dejado al partido socialista del país ycon menos de un 2% de votos. El peor dato en la historia de la formación.

Su candidata, la gaditana alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha culminado el hundimiento del socialismo en el país y, en consecuencia, planta la duda sobre esta ideología en el resto de Europa. Sobre todo del que ha sido siempre su amigo, Pedro Sánchez. De hecho, la candidata puso al presidente del Gobierno como ejemplo de buen gestión durante su campaña electoral. Quizás por eso ha sacado esos resultados. 

Pero si el Gobierno de España es especialista en alguna cuestión es en desdecirse y en dar bandazos. Ahora Moncloa ya no da la mano a un partido socialista francés en vías de desaparición. Ahora quiere arrimarse al ganador de la primera vuelta (a muy poca distancia de Le Pen), Emmanuel Macron. 

Y por eso, este lunes la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, se ha esmerado en esquivar los malos resultados del Hidalgo y su socialismo para decir que Macron "viene del socialismo francés”. El mismo presidente que ha enfurecido a los chalecos amarillos, aumentado la edad de jubilación y aplicando políticas armamentísticas más fuertes. El que sigue una estrategia opuesta a la de Sánchez. 

Rodríguez ha añadido que existen "circunstancias excepcionales" que atraviesa el Partido Socialista francés tras el catastrófico resultado en la primera vuelta y que lo importante es que todos “estemos para combatir los posicionamientos de extrema derecha", en referencia al hecho de que tanto Pécresse como Hidalgo, al igual que el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, tercero con el 22,2 por ciento de los votos, hayan instado a votar por Macron en segunda vuelta.

Pero todo vale para sacarse de la chistera el fantasma de la “ultraderecha”. Porque, una vez más, aprovechando los resultados de las elecciones francesas en la que los ciudadanos han apostado en buena medida por lo conservador, Moncloa quiere sacar rédito político. Y, de paso, desgastar al Partido Popular, que este lunes se hará de nuevo con el gobierno de Castilla y León de la mano de Vox, porque así lo ha querido la ciudadanía. 

“Mientras en Europa la derecha pone cordones democráticos a la ultraderecha, el PP la abraza. No ocultamos la preocupación del Gobierno por que la ultraderecha ocupe responsabilidades en Castilla y León”, ha asegurado la portavoz del Ejecutivo en una entrevista en Antena 3. Pero ya es demasiado tarde. Los españoles se han cansado de tanta incompetencia. Las encuestas respaldan algo que todo el mundo sabe: Sánchez tiene los días contados en Moncloa y su futuro será muy parecido al de Hidalgo en Francia. Porque al socialismo no le quedará ni París.