| 27 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Acelerador

Se han subido los impuestos de sociedades, de matriculación de vehículos, las cuotas de autónomos y los planes de pensiones tendrán menos beneficios, una verdadera “aceleración” de saqueo.

| Fernando de Rosa Opinión

 

Cuando escuché al presidente del Gobierno decir en su discurso de fin de año que la pandemia no había sido “un freno sino un acelerador”, en seguida pensé en lo desafortunada que era la frase después de haberse producido más de 100.000 muertos en España y millones de personas afectadas en su salud o en su economía por los efectos de la COVID-19.

No comprendo cómo se puede ser tan falto de empatía con los sufrimientos de los ciudadanos, con los miedos de las personas mayores en las residencias, con la extenuación de nuestros sanitarios o con los cientos de miles de empleados que se vieron afectados por un ERTE, además de con los autónomos y empresarios que han tenido que cesar en sus actividades económicas.

 

Lo peor de todo es que nuestro presidente se ha convertido en una simple caja de resonancia de frases hechas que le escribe alguno de los 1500 asesores que ocupan puestos de designación política con un coste de 90 millones de euros anuales, que sin duda, encontró muy ocurrente juntar dos conceptos: “Sánchez y acelerador”, como si se tratara de un piloto de Fórmula 1.

No obstante, estoy convencido que el asesor que escribió la frase, que Sánchez simplemente leyó, no es seguidor del famoso piloto, Jim Clark, que ganó el mundial de Fórmula 1 en 1963 y 1965 y que afirmó: “ Cuando quiero ir más rápido no corro más, me concentro más”.

Por lo tanto, esa es la cuestión, estamos ante un gobierno que trabaja sin concentración alguna, y lo único que acelera es la crisis económica en que está sumiendo a España, y así lo vemos cada día en nuestros bolsillos.

Sánchez cuando habla de “acelerar”, está intentando que olvidemos a los 11 millones de que se encuentran en exclusión, los 6 millones en exclusión severa y los 3 millones de parados

Hemos acabado 2021 con la inflación más alta desde 1992, dándose la coincidencia que los tres máximos históricos de subidas del IPC se ha dado teniendo presidentes socialistas, González en 1992, con un 6.9%; Zapatero en 2008, con un 5.3% y Sánchez, en 2021, con un 6.7%, empobreciendo a las clases más desfavorecidas y pensionistas que no saben como van a llegar a fin de mes.

Sin duda, Sánchez cuando habla de “acelerar”, está intentando que olvidemos a los 11 millones de personas que se encuentra en España en exclusión social, los 6 millones en exclusión severa, los 3 millones de parados, los 100 mil trabajadores que siguen en ERTE y los 100 mil hogares con todos sus miembros en paro. También quiere que no veamos cómo se “acelera” el precio de la luz que ha subido un 300% produciéndose una verdadera pobreza energética inasumible para un gran número de ciudadanos.

Y más impuestos

Mientras tanto, desde el 1 de enero, se han subido los impuestos de sociedades, de matriculación de vehículos, las cuotas de autónomos y los planes de pensiones tendrán menos beneficios, una verdadera “aceleración” de saqueo de nuestros bolsillos, haciendo que España liderara la subida de la presión fiscal en los países desarrollados y que ha provocado que caigamos en la Unión Europea al puesto 17 en renta per cápita al ser adelantados en el año que ha terminado, por “las grandes potencias económicas europeas”, Eslovenia y Lituania.

Pero lo más sorprendente es que Sánchez, el “acelerador”, no es tan rápido a la hora de gestionar los fondos europeos, provocando que la mitad del dinero entregado por Bruselas no se haya podido ejecutar por falta de eficacia tanto del Ministerio de Hacienda como del de Economía, es decir, por las peleas entre Calviño y Montero que se dedican a ponerse zancadillas provocando un verdadero caos burocrático en las ayudas a las empresas para poder superar la crisis económica y crear empleo.

Esta es la realidad que nos ofrece Sánchez y no la imagen de “acelerador” que nos quiso vender en su discurso de fin de año, por lo que sería aconsejable que algunos de los 1500 asesores le recordase la frase de uno de los mejores pilotos de la historia, Juan Manuel Fangio, que afirmó: “muchos creen que saber pilotar es saber volantear. Saber pilotar es mucho más, es saber frenar. Frenar, hijo, es todo un arte”. Pues eso.