| 19 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Un niño yemení, con su madre en un hospital
Un niño yemení, con su madre en un hospital

Yemen, bienvenido al infierno

Si el infierno está en la tierra, se llama Yemen. A la cruel guerra que sufre el país se le suma una brutal epidemia de cólera. Muerte, hambruna y abandono en el peor lugar del planeta.

| El Semanal Digital Opinión

Dos millones de niños desnutridos, 400.000 enfermos de cólera, casi 2.000 muertos por la temible enfermedad y un drama constante desde hace dos años, fruto de la Guerra Civil que sufre la república del país que, a su pesar, ostenta tal vez el triste título de peor lugar del planeta para vivir pese a hacer frontera con uno de los más ricos, Arabia Saudita, y estar en ese Oriente Medio donde reinan algunas de las fortunas más indecorosas del mundo.

Es el drama olvidado, en el país más pobre en una zona geográfica donde hay opulencia

Los especialistas le ponen cifras, caras y lágrimas al drama olvidado. Yemen vive el "peor brote de cólera del mundo en la mayor crisis humanitaria mundial" por lo que es necesario redoblar los esfuerzos para detener la "catástrofe" que está viviendo el país, sumido en un conflicto desde hace más de dos años.

Ese es el llamamiento que hacen los máximos responsables del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), Anthony Lake, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, y la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, al término de su visita a Yemen para conocer de primera mano "la escala de esta crisis humanitaria e incrementar nuestros esfuerzos combinados para ayudar a los yemeníes".

En una declaración conjunta, resaltan que el brote de cólera que comenzó a finales de abril ha dejado hasta la fecha "400.000 casos sospechosos y casi 1.900 muertes" y que el país "se encuentra al borde de la hambruna, con el 60 por ciento de la población" en situación de inseguridad alimentaria.

Hay casi dos millones de niños gravemente desnutridos y se espera que este año se llegue a los 385.000 menores con desnutrición aguda severa. "La desnutrición les hace más susceptibles al cólera y las enfermedades crean más desnutrición" lo que produce una "combinación viciosa", insisten los titulares de UNICEF, OMS y PMA, subrayando que el 80 por ciento de los niños del país requieren asistencia humanitaria.

 

 

Además, la destrucción de "instalaciones sanitarias, de agua y saneamiento vitales" como consecuencia del conflicto han creado "las condiciones ideales para la propagación de enfermedades", a lo que se suma el hecho de que "más de 30.000 trabajadores sanitarios no han cobrado sus salarios en más de 10 meses, pero muchos siguen acudiendo a sus puestos".

Asimismo, han resaltado la labor de los 16.000 voluntarios comunitarios que "van casa por casa dando a las familias información sobre cómo protegerse de la diarrea y el cólera" y de las autoridades y ONG locales, apoyadas por las agencias humanitarias internacionales.

"En un hospital, visitamos a niños que apenas podrían reunir la fuerza para respirar y hablamos con familias superadas por el dolor por sus seres queridos enfermos y que luchaban para alimentar a sus familias", han relatado.

"Hay esperanza"

Pese a todo, subrayan los tres responsables de la ONU, "hay esperanza" puesto que "más del 99 por ciento de las personas enfermas presuntamente de cólera y que pueden acceder a atención sanitaria sobreviven ahora".

No obstante, dejan claro que la "situación sigue siendo grave y miles de personas enferman cada día". Por ello,  "hacen falta esfuerzos sostenidos para frenar la propagación de la enfermedad".

Según explican, en sus encuentros con los líderes yemeníes en Adén, donde tiene su sede el Gobierno reconocido internacionalmente, y en Saná, la capital del país controlada por los rebeldes huthis, les han pedido que "den a los trabajadores humanitarios acceso a las áreas afectadas por los enfrentamientos" y les han urgido a "encontrar una solución política pacífica al conflicto". Un pulso entre los dos yémenes reunificados en uno, donde se juntan probreza, corrupción y enfrentamientos sociales o bélicos en distintas fases desde 1994 ya.

Emergencia

"La crisis yemení requiere una respuesta sin precedentes" por lo que, han explicado, las tres agencias de la ONU "han hecho equipo con las autoridades yemeníes y otros socios para coordinar" sus actividades "en nuevos modos de trabajo para salvar vidas y prepararse para futuras emergencias".

"Llamamos a la comunidad internacional a redoblar su apoyo al pueblo de Yemen. Si no lo hacemos, la catástrofe que hemos visto desarrollarse ante nuestros ojos no solo seguirá cobrándose vidas sino que marcará a futuras generaciones y al país durante los años venideros", han reclamado los máximos responsables de UNICEF, PMA y OMS.

Una petición tan razonada como probablemte estéril: Yemen no existe, aunque para quienes viven allí el infierno sea más real que en la peor de sus pesadillas.