| 11 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Abel Caballero y Pedro Sánchez
Abel Caballero y Pedro Sánchez

El racionamiento de luz de Sánchez desbarata la propaganda navideña de Caballero

El alcalde de Vigo tendrá que cumplir con las medidas de ahorro energético y reducir las luces navideñas en las que ha gastado 11 millones de euros

| Mr. Meme Opinión

Hace solo una semana, el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, confirmó que los contratos y preparativos para empezar a colocar el alumbrado navideño en la ciudad ya habían comenzado. Una parafernalia que ha llegado a costar 11 millones de euros que usa de forma sistemática como elemento propagandístico y que genera una tromba de gastos al Ayuntamiento en forma de factura eléctrica. 

Pero con lo que no contaba Caballero era con que las luces de Navidad de Vigo de este año van a ser aniquiladas por el “ser de luz” que siempre ha puesto en un pedestal: Pedro Sánchez. Y es que las últimas medidas de ahorro energético aprobadas por el Consejo de Ministros, obligan a las administraciones públicas a reducir el consumo de aire acondicionado, calefacción y luces. 

Y es esta última parte del plan la que preocupa a Caballero, que ve cómo está obligado a reducir el consumo de luz en la ciudad en la que, precisamente, ha bautizado como “la ciudad de la luz en Navidad”. Por ello, no está descartado que en los próximos meses el ayuntamiento de marcha atrás en los contratos para cumplir con las consignas de Sánchez.

De hecho, las propias redes sociales se han acordado del alcalde vigués tras la decisión de recortes energéticos de Moncloa, exigiendo que el socialista recorte el ingente gasto en luces de Navidad, llegando a hacer “trending topic” al socialista. Y como no podía ser de otra forma, los memes y el humor no han podido faltar en las exigencias de los usuarios de Twitter. 

Veremos cómo le sienta a Caballero que su líder Sánchez le obligue a prescindir de uno de los pocos elementos propagandísticos que le funcionan de cara a la opinión pública. Puede que este sea un buen momento para que el alcalde eche mano de las luces mentales, aparque su desidia, caciquismo y extremismo progresista y se centre en bajar los impuestos (Vigo es la gran urbe gallega con la carga fiscal más grande), cuidar los parques y jardines, aumentar el gasto social de comedores y albergues y colaborar con la Xunta de Galicia en el desarrollo económico, urbanístico y de infraestructuras de la ciudad olívica.